Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud prepara un nuevo hachazo en el ICS

Médicos de Cataluña alerta de un recorte del 8% en el organismo sanitario

Boi Ruiz, consejero de Salud de la Generalitat.
Boi Ruiz, consejero de Salud de la Generalitat.

Los ocho sufridos hospitales del Instituto Catalán de la Salud (ICS) —Vall d‘Hebron y Bellvitge, en Barcelona; Can Ruti, en Badalona; Viladecans; Josep Trueta, en Girona; Arnau de Vilanova, en Lleida; Joan XXIII, en Tarragona, y Verge de la Cinta, en Tortosa— y los cerca de 300 centros de atención primaria (CAP) de la mayor empresa pública de Cataluña se preparan para un nuevo hachazo presupuestario. El Departamento de Salud contempla aplicar al ente, que agrupa a los centros que gestiona de forma directa, un nuevo tijeretazo del 8% este año.

Lo anunció ayer el sindicato Médicos de Cataluña, que conoció las intenciones de Salud de primera mano tras reunirse con el gerente del ICS, Joaquim Casanovas, el pasado jueves 11. El ICS no negó la cifra y se limitó a precisar que será el Parlament el que fije su presupuesto. El ICS tuvo en 2010 un presupuesto de 3.069 millones de euros, que se redujo en 2012 a 2.618 (un 14,7% menos). Este año, asegura, ha cerrado con superávit.

El sindicato de médicos advirtió ayer que los nuevos recortes podrían dejarles en “estado de coma”. Los hospitales del ICS sufrieron los recortes con más rigor que el resto de centros de la red de utilización pública (XHUP) en 2010, el primer año y hasta ahora el más duro del tijeretazo. Mientras que el presupuesto de los primeros se redujo en un 12,5%, para el resto la tijera no superó el 6,2%.

Esta vez parece que el reparto será menos desequilibrado, ya que el consejero de Salud, Boi Ruiz, comunicó hace días a los gerentes de la mayoría de hospitales de la XHUP que deben recortar entre un 7% y un 10%.

Pero no solo son las cifras, también los tiempos: los centros deberán aplicar el recorte anual en un plazo muy reducido. Ya han pasado casi cuatro meses y todavía se desconoce cuándo se aprobarán los presupuestos. “No veo margen para recortar”, criticó Joan Canals, responsable de políticas sanitarias del sindicato Comisiones Obreras.