Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento relanza el anillo de Antequera

La ministra Ana Pastor se entusiasma con un proyecto que ella misma puso en suspenso

La ministra de Fomento, Ana Pastor, preside el foro del club Málaga Valley sobre innovación e infraestructuras ferroviarias. Ampliar foto
La ministra de Fomento, Ana Pastor, preside el foro del club Málaga Valley sobre innovación e infraestructuras ferroviarias.

Del recelo al entusiasmo. En el año que lleva como ministra de Fomento, Ana Pastor ha cambiado radicalmente de actitud respecto al proyecto del anillo ferroviario de Antequera, un circuito de pruebas para trenes de alta velocidad de 58 kilómetros con un coste estimado en torno a 400 millones, que tras su nombramiento dejó en suspenso para sondear las posibilidades de encontrar financiación privada. El proyecto de hecho no tuvo consignación en los Presupuestos Generales del Estado para este año, pero en los últimos días ha recibido un reimpulso con la aprobación provisional del proyecto básico el pasado día 8 y su salida a información pública hace una semana. Ayer en Málaga, la ministra lo defendió con fervor como “proyecto clave para el presente y el futuro del sector y para que las empresas multinacionales apuesten por nuestro país”, y aseguró que “cuenta con la financiación necesaria”.

“Va a ser el centro mayor existente, vamos a superar a la República Checa, Alemania, Japón e incluso Estados Unidos", celebró la ministra en la inauguración de una nueva sesión de foro Málaga Valley dedicado precisamente a la innovación y las infraestructuras ferroviarias, y en el que curiosamente proclamó que “las obras faraónicas se han terminado ya”. Pastor dijo que el anillo se cofinanciará con inversión privada, recibirá fondos europeos y que su departamento dispone ya de un préstamo de 100 millones. El Gobierno del PP ahora actúa con las mismas prisas que le reprochó al Ejecutivo socialista en los últimos meses de mandato, cuando sacó a licitación los cinco proyectos del complejo antes de publicar la Declaración de Impacto Ambiental, y que costó varias denuncias judiciales. Los grupos ecologistas se oponen al anillo. Pastor confía en que los proyectos de construcción, que se harán por la fórmula de colaboración público-privada, puedan salir a concurso antes del verano.

La ministra explicó sus reservas iniciales: “Al proyecto le faltaba algo esencial, un plan de negocio”. Ahora, tras las consultas realizadas al sector, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha comprobado que hay “un interés real en el proyecto”, por lo que las dudas se han disipado. “La implicación del sector privado es primordial para que sea viable y se favorezca la comercialización”, dijo Pastor. En el foro dejó constancia el presidente de Alstom España, Antonio Moreno: “Necesitamos el anillo porque cuando fabricamos un tren no tenemos donde probarlo, a veces tenemos que pasarnos hasta un año de papeleos para homologarlo”.