Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Síndic se reunió con Blasco para elaborar el informe sobre cooperación

Queralt se ratifica ante la juez en su informe sobre las ayudas dadas por la Generalitat

El análisis detectó graves irregularidades de la Consejería de Solidaridad y Ciudadanía

El Síndic Major de Comptes, Rafael Vicente Queralt, admitió este viernes ante la juez que se reunió con el entonces consejero de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, para elaborar su informe sobre la concesión de ayudas a la cooperación a la Fundación Cultural y de Estudios Sociales (Cyes) en el año 2008. Las ayudas ascendieron a 1,66 millones de euros e iban destinadas a la apertura de pozos y mejora de la agricultura en un departamento de Nicaragua. La mayor parte del dinero acabó, sin embargo, invertido en la compra de dos pisos en Valencia. Y un 25% del total (algo más de 400.000 euros) en la cuenta bancaria de Arcmed, una sociedad de la trama dedicada, según la investigación, a saquear los fondos que la Generalitat destinaba al desarrollo del Tercer Mundo, y cuyo propietario era el cabecilla Augusto César Tauroni.

Con el lenguaje aséptico que caracteriza al Síndic, el informe fue crítico con la consejería de Blasco —imputado en la causa por seis delitos como presunto “director” de la red corrupta—, al señalar que Cyes carecía de experiencia para concurrir a la convocatoria y que no acreditó suficientemente el destino de, al menos, 1,1 millones de euros, a pesar de lo cual sus facturas fueron aceptadas.

El Síndic fue encargado por las Cortes Valencianas (a instancias de Blasco) para que elaborase el informe en noviembre de 2011 y cinco meses después presentó el resultado, que contó con un voto particular de Antonio Mira-Perceval, aún más crítico con la consejería. Queralt afirmó este viernes que no es habitual que la Sindicatura de Comptes fiscalice a una sola consejería, porque suele hacerlo con toda la Generalitat. Y en ese contexto especial consideró normales las reuniones con Blasco y otras personas de su departamento, porque según explicó es habitual que el Síndic se reúna con responsables de la Administración y sus organismos dependientes al elaborar dictámenes.

Queralt, que declaraba por segunda vez como testigo en el caso Blasco que instruye el Tribunal Superior de Justicia, ratificó el informe sobre la Fundación Cyes, en el que se detectaron las mencionadas “incidencias significativas”. La Sindicatura remitió el informe al Tribunal de Cuentas, que abrió diligencias por la “posible existencia de responsabilidades contables”.