Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se buscan directivos con posibles

Barcelona Activa lanza un cursillo para personas con recursos para salvar empresas

La crisis ha arrollado básicamente a las clases medias y bajas. Pero por encima queda un grupo de directivos bien remunerados y que han podido construir un buen colchón económico. El Ayuntamiento de Barcelona, a través de Barcelona Activa, ha fijado su mirada en ellos, incluso a aquellos que también han sido víctimas de la recesión y están sin empleo. Quiere aprovechar sus conocimientos y su dinero para que pongan en marcha nuevas aventuras empresariales o, en caso de ser posible, salven compañías que se encuentran en situación de concurso de acreedores.

La agencia barcelonesa ha puesto en marcha un curso dirigido a personas mayores de 45 años que hayan tenido experiencia en cargos directivos. Incluso pretenden captar a personas jubiladas con una alta capacidad adquisitiva que estén dispuestas a Reinvertir en futuro, como se denomina el programa de formación que pondrá en marcha Barcelona Activa. La creación del curso, de ocho semanas de duración, no es más que la consecuencia de un tipo de perfil que se acercaba al vivero de empresas municipal en búsqueda de asesoramiento para emprender nuevos proyectos profesionales.

Se trata también de generar auto-ocupación, pero a partir de cantidades económicas superiores a las de las nuevas sociedades que surgen de Barcelona Activa. A partir de 100.000 euros.

La participación de la fundación Inlea, de BCN Business Angels y del fondo de capital riesgo Compas Private Equity permitirá, además de dar formación básica, asesorar sobre qué tipo de empresa se puede sacar adelante. Àngels Roqueta, de Compas, explicó ayer que la entrada de un socio privado podría suponer la mejor solución para salvar proyectos familiares que están en dificultades. O, incluso, esos directivos con posibles podrían adquirir unidades productivas de compañías concursadas, como prevé la Ley Concursal, e iniciar así una nueva empresa sin tener que partir de cero.

“No solo sirve el olfato, se ha de saber invertir y es lo que se enseñará en el curso”, explicó Antoni Sala, de BCN Business Angels, quien indicó que esa nueva ocupación servirá “para distraer” a gente que no tiene nada que hacer y “aprovechar su talento en beneficio de la sociedad”. El cursillo, que empezará este mes, tiene ya unas 80 personas interesadas en participar, si bien el número de asistentes se reducirá a 25-30 personas. Cada uno de ellos tendrá que pagar 150 euros.