El des-desahucio de Amalia Torres

La presión popular de un escrache y la mediación de una diputada del PP frenan un desalojo

Escrache en la Junta Municipal Puente de Vallecas de Madrid.
Escrache en la Junta Municipal Puente de Vallecas de Madrid. ALVARO GARCÍA

En lo alto de las escaleras de la Junta Municipal de Distrito de Puente de Vallecas, entre los carteles verdes y rojos de “sí se puede, pero no quieren”, la cara de Amalia Torres sobresalía en mitad de la protesta la mañana del miércoles. Parecía un poema. Su vivienda social, en la que lleva con su familia más de un lustro, tenía las horas contadas. El desahucio estaba previsto para este jueves a primera hora. Ya no se va a producir.

“¡Sí, lo han parado, lo han parado!”, confirmaba la misma mujer (previsiblemente con un rostro más relajado) al otro lado del teléfono al filo de la medianoche. Amalia Torres vive del subsidio con su marido y sus tres hijos, uno de ellos menor. Ha pasado toda la semana de protestas y movilizaciones.

Más información
'Impedir o evitar los desahucios', por X. VIDAL-FOLCH
El PP entierra la iniciativa contra los desahucios y ataca los acosos
La protesta llama a su puerta
‘Escrache’ como derecho donde no lo hay
Rajoy pide a partidos y ciudadanos que denuncien el escrache

El martes acudió con miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Madrid a la sede de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS), la red que gestiona el Ayuntamiento de Madrid y a la que pertenece su piso. Hubo una protesta en la puerta durante la mañana, una reunión fallida y una acampada para dormir en la que participaron, entre otros, la propia afectada.

El miércoles protagonizaron un escrache (llevar una protesta hasta el domicilio o lugar de trabajo de la persona contra la que se quiere protestar) en la puerta de la Junta Municipal de Distrito, donde la mujer comparecía con el rostro apagado ante las cámaras, frente a amigos y activistas disfrazados de presos y novias. La visita coincidió con la celebración del pleno municipal para interpelar a Eva Durán, edil del PP en Puente de Vallecas y diputada nacional por Madrid. “¡Eva Durán, lo tienes que parar!” y “¡Por nuestra dignidad, un alquiler social!”, le gritaban a las puertas. Casi al mismo tiempo, el presidente Mariano Rajoy comparecía desde una televisión de plasma para condenar los escraches, el nuevo modelo de protesta puesto en marcha por la PAH contra los desahucios y que esperan mantener hasta la votación de la Iniciativa Legislativa Popular. El presidente lo tildó de "intimidación y acoso verbal". .

La concejal Durán recibió a Amalia Torres esa misma mañana mientras el resto esperaba fuera con pitidos y pancartas. Le prometió que intentaría mediar. Al acabar la concentración, los participantes se marcharon con una consigna: estar pendientes de las noticias y acudir todos en masa a la vivienda con amenaza de desahucio el jueves a primera hora para intentar frenarlo. Pero un telefonazo cambió los planes. “Me ha llamado la concejal, Eva Durán me dio su palabra y la ha cumplido”, ha explicado Torres al teléfono. Una portavoz municipal confirma que la edil llamó a la afectada después de consultar el caso con la alcaldesa, Ana Botella.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El expediente de desahucio de esta vivienda se inició en 2009. Una portavoz de la EMVS señala que el piso, en contrato de alquiler con derecho a compra, está a nombre de su madre Amalia Torres (ya fallecida) y de su pareja. “No cumplieron los pagos desde el principio, no pagaron la entrada”, señala la portavoz. Cuando el expediente se inició en 2009, la deuda ascendía a 5.000 euros, según la información de la portavoz oficial, que asegura que los inquilinos han tenido “conflictividad vecinal” y “problemas por mal uso de vivienda, en la que ni siquiera permitieron entrar a los técnicos para revisarla y arreglarla”.

Amalia Torres se reunirá con Eva Durán el viernes para estudiar su caso. La PAH retomará otras actuaciones. Uno de los abogados de la plataforma en Madrid, Manuel San Pastor, aseguraba el martes que las Administraciones han aumentado la presión sobre las viviendas sociales, tanto de alquiler como en aquellas con derecho a compra. Desde la EMVS y el IVIMA (el Instituto de la Vivienda que gestiona la Comunidad de Madrid) lo niegan. La PAH dice que existen al menos otros cinco casos de desahucio “inminente” en circunstancias similares a los de la mujer que se libró del suyo tras una acampada, un escrache y el telefonazo de una edil popular.

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS