Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat se aleja de Rajoy y mantiene la consulta como prioridad

Artur Mas comparece mañana para hacer balance de sus primeros cien días de gobierno

El presidente catalán dará detalles de su reunión con el Mariano Rajoy

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la vicepresidenta, Joana Ortega, durante la reunión semanal del gobierno catalán.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la vicepresidenta, Joana Ortega, durante la reunión semanal del gobierno catalán. EFE

El Gobierno catalán ha avisado este mediodía que no piensa ni por un momento olvidarse de la consulta soberanista y del ejercicio del derecho a decidir a cambio de la "vaga promesa" de una mejora del sistema de financiación. "Sería casi una traición al mandato que nos ha dado el Parlament de Cataluña", ha afirmado el portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs, al término de la reunión del Gobierno de Artur Mas. Homs ha despreciado esa eventual reforma del modelo al alegar que las dos anteriores han supuesto un fracaso porque no garantizan que Cataluña pueda ofrecer a sus ciudadanos los servicios del Estado de Bienestar acorde con su nivel de riqueza.

Homs ha eludido dar detalles del contenido de la reunión que el pasado día 21 mantuvieron Mas y Rajoy al anunciar que este miércoles el presidente catalán informará de ella en una comparecencia sobre los 100 días de gobierno. Pese a ello, ha matizado que Rajoy en ningún momento expuso la oferta de una nueva financiación ni de relajación del límite del déficit. En ese sentido, Homs no ha querido contestar si el Gobierno catalán estaría dispuesto a negociar esa posible mejora. "Voy a ser muy pesado", ha insistido, "nuestra prioridad es la consulta soberanista".

El Gobierno de Rajoy tenía esperanzas de que la Generalitat pudiera aparcar o congelar su deriva soberanista si ponía encima de la mesa alguna propuesta que permitiera a Cataluña una mejora sustancial de su nivel de ingresos. Pero todo apunta que no será así. Homs ha afirmado que propuestas, por ejemplo, como la del ministro José Manuel García-Margallo de que Cataluña pudiera gestionar el 80% del IRPF es una casi calcada a la que el Gobierno de Zapatero formulo en 2005. "Esto parece el día de la marmota. Tenemos ya mucha experiencia. Hay páginas que ya se han pasado", ha deslizado.

La situación de las finanzas de la Generalitat es este trimestre particularmente "delicada" puesto que debe hacer frente a los pagos de la deuda de 4.000 millones de euros. "Siempre estamos en vilo", ha confesado Homs, quien ha desligado esa angustia financiera del hecho que estén llegando con retraso los pagos del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). "No es por eso. Si es una situación delicada es porque es un sistema de financiación que es un desastre por culpa de un Gobierno (el central) que incumple sus compromisos".