Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El resurgir de la marroquinería

La venta de productos de piel crece en la sierra de Cádiz un 30% en 2012

Un artesano trabaja en un taller de marroquinería de Ubrique (Cádiz). Ampliar foto
Un artesano trabaja en un taller de marroquinería de Ubrique (Cádiz).

Las grandes firmas internacionales de moda vuelven a confiar en la marroquinería de la sierra de Cádiz. La industria de la piel de Ubrique, una de las de mayor volumen de negocio del país, se repone con fuerza de la deslocalización sufrida desde 2006 por los bajos precios que fija China en el mercado.

Las 120 empresas exportadoras de la zona han incrementado sus ventas en 2012 un 30,3%. No es un repunte puntual, sino una tendencia desde 2009. En el último trienio, el aumento de la comercialización ha superado el 200%, según datos de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (Extenda). El crecimiento de la industria de la piel en la provincia de Cádiz triplica el registrado en Andalucía y casi cuadruplica el de España. Aunque la marroquinería de Ubrique aún no se acerca a las cifras de antaño, puede presumir de unas ventas en el extranjero en 2012 que superan los 50 millones de euros.

Francia y Reino Unido suponen el 75% de la demanda en el extranjero

El mercado exterior salva la contracción del negocio nacional. Francia y Reino Unido concentran el 75% de la demanda en el extranjero. Solo el país galo importa producción de la sierra gaditana por valor de 29,9 millones, un 55% más que en 2011. Gran Bretaña e Italia, segundo y tercer mercado, también anotan crecimientos del 10% y el 11%, respectivamente, en el pasado año. China ha pasado de ser una amenaza —en 2008 se llevó por delante a unas 40 empresas ubriqueñas— a un potente cliente, con un ascenso de la comercialización del 3.511%.

A diferencia del país asiático, en Ubrique, el 60% de la producción se sigue haciendo a mano, los pedidos se confeccionan a demanda del cliente y algunos de los productos que se exhiben en las pasarelas más punteras son diseños de los artesanos locales. “La calidad de los productos fabricados ha desempeñado un papel fundamental en el retorno de las grandes firmas”, apunta Angelines Ortiz, delegada territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta, quien señala que la Administración autonómica ha invertido 5,7 millones desde 2006.

Es un negocio en permanente cambio. Desde hace 25 años, los bolsos y artículos de viaje son los productos estrella, con permiso de las nuevas tecnologías. Según relata José Pulido, presidente de Empiel, la asociación de empresas de complementos de moda y piel, hay fábricas de la zona dedicadas en exclusiva a la elaboración de accesorios para móviles de última generación. Los marroquineros no pierden de vista que en plena crisis, la venta de artículos de lujo sube por encima de los dos dígitos.

Tras un severo bache, la marroquinería genera el 70% de los contratos en Ubrique en los dos últimos ejercicios y el sector da empleo a 5.000 personas. La cal, la sal y el agua de amplios caudales de la sierra distinguen el proceso evolutivo de la curtación en Cádiz, de nuevo, en primera línea del mercado.