La Generalitat reduce un 27% la dotación de la renta mínima en Barcelona

Los beneficiarios tuvieron que esperar medio año de media para cobrar la ayuda

Menos rentas mínimas de inserción (RMI), de menor cuantía y más tardías. Es el resumen de estas ayudas de 420 euros concedidas a personas sin ingresos en Barcelona durante 2012. Ese año solo se dio una de cada cuatro ayudas solicitadas, esto es, 151 de las 634 que se pidieron. En total, Barcelona destinó 17,9 millones a la RMI, un 26,92% menos que el año anterior, según contestó el consejero de Empresa y Ocupación, Felip Puig, por escrito a una respuesta parlamentaria formulada por el PP.

Las ayudas también llegan más tarde. Casi medio año tuvieron que esperar los beneficiarios desde que la solicitaron hasta que la cobraron. Especialmente grave fue durante el primer semestre del año, cuando la demora se disparó hasta los ocho meses de media. La espera bajó a los tres meses en la última parte del año.

El recorte en la RMI es generalizado, por más que la pobreza no deja de aumentar. En agosto de 2011, cuando CiU inició el tijeretazo a la ayuda, había unos 32.000 expedientes abiertos en Cataluña; a final de ese año eran 24.765 carpetas y un año después, 23.123.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS