Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras, dispuesto a entrar en el Gobierno si Mas convoca la consulta

El republicano pide al presidente “una fecha y una pregunta concreta”

Convergència niega que haya motivos para aplazar la votación, tal como propuso De Gispert

Oriol Junqueras, a la izquierd, y Artur Mas. Ampliar foto
Oriol Junqueras, a la izquierd, y Artur Mas.

Desde que firmó el pacto de estabilidad parlamentaria con Convergència i Unió, Esquerra Republicana da muestras de no estar dispuesta a ser mera comparsa de las acciones del Gobierno de Artur Mas. A cada paso atrás que Mas hace en el proceso soberanista, Junqueras le insta a apretar el acelerador y avisa: cualquier retroceso con la consulta —prevista para 2014— supondrá la ruptura del acuerdo de estabilidad. Este lunes Junqueras dio buena fe de ello: ante la oferta de Mas de entrar en un Gobierno de concentración con el PSC, el republicano respondió exigiendo que se convoque la consulta. En una conferencia en la Cámara de Comercio, a Junqueras le preguntaron si estaría dispuesto a entrar en el Ejecutivo de Mas. “Si hay una fecha y una pregunta concreta, sí”, respondió el dirigente republicano. Ante la presión de Unió para retrasar la votación sobre la independencia, Junqueras alertó que ello supondría “la ruptura” del acuerdo, y mantuvo que la votación sobre la independencia debería ser antes del referéndum escocés, fijado para el 18 de septiembre de 2014.

ERC se siente fuerte, y no titubea ante el intento de Mas de acercarse al PSC: los republicanos no ceden en la consulta, pero una improbable unión que supusiera compartir el sacrificio por los Presupuestos con los socialistas les ayudaría a construir su discurso. Junqueras sigue insistiendo en que su aval a las cuentas no está hecho. Una vez más, el republicano supeditó su apoyo a la pedagogía que se pueda hacer con los recortes. “Nuestra decisión dependerá de cuál es la fórmula más útil para que los ciudadanos tomen conciencia del contexto donde estamos. No es solo un problema económico”, apuntó Junqueras. 

La estabilidad monetaria ligada al oro debe tener muchas ventajas, pero no nos servirá de nada morir crucificados en una cruz de oro. Tres cuartos de lo mismo para el euro

Oriol Junqueras, líder de ERC

Ante un auditorio plagado de empresarios, Junqueras vendió las bondades de la independencia y pidió a los presentes que no tengan miedo a “las incertidumbres” que genera el proyecto soberanista. Una de ellas, la entrada en la Unión Europea. En la conferencia de Junqueras se atisbó un cambio de discurso, ya que el republicano insinuó que quedarse fuera de la UE no es tan malo como parecía semanas atrás. Y justificó su razonamiento explicando el caso de Chipre: "Hay cosas que no me imaginaba que diría y quizás alguien empezará a decirlas. Porque después de lo que ha pasado en Chipre, de ver como la parte rica de la isla, con una moneda fuerte, y con unas instituciones europeas detrás, no podían sacar dinero del banco; y después de ver como la parte pobre de la isla, con unas instituciones más débiles, van al mercado con normalidad y sacan dinero, habrá gente que hará reflexiones que no podía imaginar".

El republicano concretó su etérea reflexión inicial parafraseando las palabras que el político estadounidense William Jennings Bryan dijo en 1895 para oponerse al patrón oro: "La estabilidad monetaria ligada al oro debe tener muchas ventajas, pero no nos servirá de nada morir crucificados en una cruz de oro. Tres cuartos de lo mismo para el euro. La estabilidad monetaria está bien pero no servirá de nada si nos arrastra a una recesión económica".

Con Junqueras apretando el acelerador, en Convergència Democràtica los esfuerzos se centran en evitar que las invitaciones a Pere Navarro para sumar al PSC a la mayoría gubernamental molesten excesivamente a ERC. De ahí que sus dirigentes insistan en que la consulta y su calendario es irrenunciable entrando en contradicción directa con algunas voces de Unió Democràtica como la presidenta del Parlament, Núria De Gispert. De esta forma, el secretario de Organización convergente, Josep Rull, recordó este lunes que el pacto con ERC, que fija la consulta para 2014, se firmó hace solo tres meses y que “no hay circunstancias excepcionales” que expliquen un aplazamiento. De Gispert dijo que no se tendría que descartar retrasar la consulta en el previsible escenario de que la crisis continúe. Rull recordó que la crisis estaba en un nivel similar en diciembre, cuando se firmó el acuerdo.

Los socialistas también se resisten a hacer caso del ofrecimiento de Artur Mas. Pere Navarro aseguró ayer que si el presidente no se siente respaldado lo que debe hacer es someterse a una moción de confianza para ver de qué apoyos dispone. Eso sí, dijo que un Gobierno de unidad nacional debería ser posible. “¿Si lo fue con Tarradellas, por qué no en 2013?”, se preguntó Navarro.

Más información