Artur Mas propone a PSC y ERC entrar en el Gobierno

El líder de CiU insiste en que la consulta se hará aunque no tenga el permiso del Estado El presidente ve “una rendija” para lograr la relajación del déficit

El presidente de la Generalitat y presidente de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), Artur Mas.
El presidente de la Generalitat y presidente de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), Artur Mas.Albert Olivé (EFE)

Las exigencias del pacto con Esquerra Republicana aprietan cada día más al presidente de la Generalitat, Artur Mas. El líder catalán depende exclusivamente de ERC para los Presupuestos, y los republicanos, que quieren hacer valer su doble papel de socios del Gobierno y líderes de la oposición, no lo ponen fácil. Mas, que trabaja en los últimos días para suavizar su discurso independentista, ha pedido hoy ayuda a los socialistas catalanes. Eso sí, sin abrir hostilidades con ERC. La fórmula ideal de Mas es un Gobierno con ambos partidos sentados en la mesa del Consejo Ejecutivo.

"Veo un pacto prometedor con ERC que me gustaría que se ampliase a otras formaciones, como el PSC. Estoy en permanente disposición de ampliar el espectro del Gobierno para que sea central, deje los temas de partido y se centre en los temas del país", ha dicho esta mañana en una entrevista RAC1. Incluso, ha dicho Mas, con el líder socialista, Pere Navarro, y el de ERC, Oriol Junqueras, de consejeros. "¿Por qué no? Que digan,  y nosotros pactamos. Eso sí, que respeten la hoja de ruta del Gobierno".

La hoja de ruta del Ejecutivo, ha dicho Mas, continua siendo la consulta sobre la autodeterminación. El acercamiento de CiU al PSC llega después de que los socialistas catalanes se sumaran a la petición de una consulta, primero en el Congreso -votando diferente del PSOE- y después en el Parlament. La federación lanzó la oferta el lunes, ayer Josep Antoni Duran i Lleida la amplió al criticar la dependencia de ERC y hoy Mas la ha concretado con la oferta de Gobierno. Aunque la discrepancia fundamental entre nacionalistas y socialistas continúa existiendo. Mientras que Mas insiste en que la consulta se hará aunque no tenga el permiso del Estado, los socialistas reiteran que el referéndum debe ser pactado.

Navarro ha respondido duramente a la oferta de Mas. Pese a que ha aceptado la necesidad de un Gobierno "amplio", el líder socialista ha puesto como condición que el presidente de la Generalitat no vuelva a ser el dirigente de CiU. En una entrevista en Ràdio 4, Navarro ha reiterado que está dispuesto a dialogar, pero duda que pueda apoyar los Presupuestos de 2013. La situación del Gobierno de Mas, ha dicho el primer secretario del PSC, es "muy inestable". Las cuentas le están costando más de un dolor de cabeza al presidente catalán, que ve como ERC le está poniendo las cosas difíciles. "Tenemos fisuras, pero va razonablemente bien", ha cerrado Mas.

Más información
ERC insta a emular a Escocia y hacer “pronto” un referéndum en Cataluña
La ley de consultas sigue adelante con el apoyo del PSC
CiU quiere ahora el apoyo del PSC
Mas refuerza su plan soberanista con el respaldo del 77% del Parlament

A sus exigencias, los republicanos han añadido hoy una más. Con la fecha del referéndum escocés sobre la mesa (está convocado para el 18 de septiembre de 2014), el líder republicano, Oriol Junqueras, ha urgido a Mas a convocar la consulta, e incluso ha dicho que puede ser este mismo año. El presidente catalán está bajando el tono: tras centrar su campaña y los primeros meses de legislatura en el "Estado propio" -eufemismo de independencia- ahora pide concentrar los esfuerzos en el "derecho a decidir", la demanda de una consulta que también comparte el PSC. "Lo que detecto, por los contactes internacionales, es que cuando hablas del derecho a decidir casi nadie lo discute. Cuando dices que el resultado puede ser la independencia ha división de opiniones", ha justificado Mas. Ante las urgencias de Junqueras, el presidente catalán ha pedido calma. Si bien ha dicho sentir "envidia" de Escocia, ha recordado que el pacto con ERC plantea que el referéndum catalán se pueda prorrogar más allá de 2014. El proceso, de momento, sigue adelante según lo previsto. En paralelo a la tramitación a la ley de consultas, Mas aprobará la semana que viene la configuración del Consejo para la Transición Nacional, el órgano que le asesorará para encauzar el proceso soberanista. Su presidente, ha anunciado el líder catalán, será el jurista Carles Viver Pi-Sunyer, catedrático de derecho constitucional que fue magistrado del Tribunal Constitucional entre 1992 y 2001 y actualmente es director del Instituto de Estudios Autonómicos. 

En paralelo al proceso soberanista, la Generalitat debe batallar con un duro día a día, condicionado por las exigencias del objetivo de déficit. Mas ha valorado la apertura del Gobierno en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que aceptó relajar el objetivo de déficit para las autonomías cuando la Unión Europea dé el visto bueno al Estado. Pero tampoco tiró campanas al vuelo. “Se ve una rendija, un poco de luz. Pero no ha cambiado nada radicalmente”. Mas ha enfatizado el sacrificio que ha hecho la comunidad: “Cataluña supone el 6% del gasto de todas las administraciones, y en el ajuste, en dos años, equivale al 17% de lo que han hecho todos juntos”, ha cifrado. El deseo de Mas es que el Estado permita a las autonomías un límite de déficit del 2% (el límite ahora es del 0,7%), lo que permitiría, según el presidente, de preservar los servicios básicos de un nuevo tijeretazo. A partir del 1,5%, ha dicho el líder de CiU, el recorte es “una salvajada”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS