Xavier Trias da prioridad ahora a la reforma de la Diagonal

El alcalde adelanta un mandato el cambio tras la presión de los comerciantes Escarp califica el proyecto de reforma "huida hacia adelante" Iniciativa dice que el plan es un 'lifting' a la parte más burguesa de la ciudad

La Diagonal es una de las cías con mayor tráfico de Barcelona.
La Diagonal es una de las cías con mayor tráfico de Barcelona.

La herida política y ciudadana que dejó la fallida reforma de la Diagonal sigue viva. Muestra de ello es la polémica desatada ayer por el alcalde de Barcelona, Xavier Trias (CiU), al anunciar que quiere acometer las obras para mejorar la avenida en algún tramo entre el paseo de Gràcia y la plaza de Francesc Macià antes de que finalice su mandato. Trias rectifica así la posición que ha mantenido hasta la fecha, que era la de aplazar los trabajos para después de las próximas elecciones municipales, en 2015. Trias aseguró que el adelanto se hace a petición del Partido Popular (PP), que por su parte sostiene que aún no ha cerrado ningún tipo de acuerdo. Los comerciantes y vecinos —que proponen soluciones distintas para la vía— expresaron su satisfacción por el cambio de posición de Trias.

Xavier Trias, alcalde de Barcelona.
Xavier Trias, alcalde de Barcelona.JOAN SÁNCHEZ

El primero en afirmar que se adelantaría la reforma de la Diagonal fue en la noche del miércoles el tercer teniente de alcalde, Antoni Vives (CiU). El máximo responsable del urbanismo de la ciudad aseguró que antes del final del mandato “habrá un tramo remodelado según unos nuevos criterios” y que el elegido sería el que “genere un mayor retorno económico a la ciudad”. Vives, sin embargo, afirmó ayer por la tarde en la Comisión de Hàbitat Urbà del Ayuntamiento: “En estos momentos no tenemos acabado el proyecto [de la Diagonal] y por ello sería absurdo que discutamos sobre él y por ello no entra en el paquete inversor [pactado con el PP]”. En la Comisión CiU y PP unieron sus votos para impedir que prosperara una propuesta de Unitat per Barcelona que buscaba crear una mesa de trabajo para pactar la reforma.

En una entrevista a Catalunya Ràdio, Trias explicó ayer que “la reforma queríamos hacerla más tarde y por petición del PP la hacemos ahora”. El alcalde explicó que se trataría de una prueba piloto sobre un sector concreto, que después se extendería al resto de la avenida. “La nueva solución no será solo para que sea un sitio comercial, sino también para las personas”, explicó. Ni el alcalde ni el Ayuntamiento concretaron ninguna cifra de inversión económica.

“Aquí se decidió poner las bicicletas en los paseos laterales y eso fue un disparate. Es un lugar incómodo para todos”, explicó el alcalde, que sigue sin decir cuál es su apuesta. Trias también se refirió a las críticas de los comerciantes de la avenida por priorizar la reforma de paseo de Gràcia frente a la suya. “La Diagonal no se construyó pensando que era un eje comercial”, apuntó.

El anuncio de Vives y de Trias se produce un día después de que CiU y PP formalizaran un pacto de inversiones por 103 millones de euros y en el que no se contempla la reforma de la Diagonal, aunque sí la de paseo de Gràcia y la Rambla de Catalunya.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El regidor Eduardo Bolaños (PP) aseguró ayer que no había ningún tipo de acuerdo con el Gobierno municipal sobre la avenida, aunque no descartó que se encuentre sobre la mesa de cara a otro futuro pacto, que ascendería a 94 millones de euros. El PP negó que el anuncio de Trias y Vives fuera una manera de presionar la reforma. “No nos están condicionando nada porque no hay un proyecto sobre la mesa”, insistió.

Los comerciantes se niegan a contribuir a la realización de las mejoras urbanísticas

La presidenta de Diagonal Centre, Marta Canut, se felicitó por el anuncio de Trias. Desde la asociación dan por hecho que será su propuesta la que saldrá adelante. Ellos estiman que la reforma del paseo central costaría unos 15 millones de euros.Canut restó importancia a la propuesta presentada por la asociación de vecinos de la Dreta del Eixample esta semana —que sí incluye la conexión de los tranvías—y aseguró que la suya era la que se venía trabajando con el Ayuntamiento.

Este anteproyecto, que Diagonal Centre remitió al Ayuntamiento en julio del año pasado, elimina el tranvía y no modifica la calzada central de la vía. Las vías y paseos laterales se unificarían en una plataforma y las aceras se ensancharían hasta seis metros. El carril bici se separaría con jardineras y los árboles se mantendrían donde están. No es un tema baladí. Tumbar árboles con una campaña electoral en la vuelta de la esquina no es muy popular. Canut aseguró que el primer tramo en remodelar será el de paseo de Gràcia-Via Augusta.

Desde Diagonal Centre criticaron una vez más la propuesta de Trias de que los comerciantes ayuden económicamente para mejorar el paseo. Canut cree que ante la crisis no es justo solicitar una contribución especial.

Los vecinos, por su parte, proponen un modelo asimétrico, según publicó la versión digital de La Vanguardia. En el costado mar de la Diagonal la acera sería más estrecha —unos cinco metros— y allí se ubicaría el carril de servicios, el parking de motos y un carril bicing en doble sentido. En el costado montaña, más soleado, el paso para vianantes podría ser de unos 15 metros. El presidente de la asociación, Sergi López-Grado, explicó que ya mando la propuesta para que sea analizada por el equipo de Gobierno.

La noticia de la reforma tomó por sorpresa a los otros partidos políticos. Las críticas se hicieron más visibles en la Comisión de hábitat Urbà del Ayuntamiento, donde las viejas heridas entre el antiguo Gobierno de izquierdas y CiU volvieron a aflorar. Los socialistas tildaron la decisión de una “huida hacia adelante” del gobierno de Trias ante la presión de los comerciantes. Assumpta Escarp (PSC) insinuó que Vives hizo el anuncio sin consultárselo a otros miembros del Gobierno. “¿Está avanzando parte del segundo pacto de inversiones con el PP?”, le preguntó Escarp a Vives. Por su parte, el jefe de filas ecosocialistas, Ricard Gomà, dijo que “la reforma es un lifting de la parte más burguesa de la ciudad” y pidió un plan integral.

“La consulta va ser una desgracia, pero el proceso participativo para construir la propuesta no”, dijo Elsa Blasco (ICV), que pidió que se reutilicen los estudios que se realizaron para proponer las dos alternativas de reforma que se sometieron a votación. Vives aseguró que con la consulta el anterior Gobierno quedó “retratado”. Escarp le respondió que, en ese proceso, conocieron una cara de CiU que “ojalá no hubiéramos conocido”. “Tanto proceso participativo para que al final el pueblo de Barcelona dijera que no la quería”, espetó Vives, que recordó que el ex alcalde Hereu mintió cuando dijo que había votado en la consulta.

Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS