Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seat anuncia nuevos modelos mientras los empleados reclaman el SUV

La dirección desea que el grupo adjudique un todocamino a la planta de Martorell

“Estamos preparando nuevos modelos para contribuir al Grupo Volkswagen”. Cuando todavía no están en la calle todos los nuevos coches que forman parte de la “ofensiva de producto” que los directivos de Seat llevan dos años anunciando, el presidente de la marca, James Muir, ha adelantado hoy que habrá más. Por las mesas de los técnicos de la firma española ha pasado un SUV, un todocamino (híbrido entre turismo y todoterreno) que sería toda una novedad en la gama. Muir ha hablado en el salón del automóvil de Ginebra (Suiza) en vistas al de Frankfurt, pasado el verano. Pero los trabajadores no quieren esperar tanto: aprovechando que se celebra una de las citas más importantes del calendario del sector, UGT (que tiene mayoría y ostenta la presidencia del comité de empresa) ha exigido a la dirección que consiga más carga de trabajo. En una nota, el sindicato recuerda que Martorell es una planta “bien situada para optar a la adjudicación de nuevos modelos” y que ha demostrado “con creces su profesionalidad y productividad”. Seat “necesita más volumen y gama de producto para seguir manteniendo el empleo”, concluye.

La adjudicación de un SUV, que con toda probabilidad compartirían Seat y Skoda, supondría una carga de trabajo que Martorell salva actualmente gracias al Audi Q3, del que se fabrican 100.000 unidades al año. Son más de una cuarta parte de los 380.000 coches que está previsto producir durante este año, de acuerdo a los cálculos del presidente del comité de empresa, Matías Carnero. La dirección es más optimista: habla de 400.000 unidades. Lejos, en cualquier caso, de la capacidad de más de medio millón que tiene la planta del Baix Llobregat.

En la pugna por el SUV están, además de Martorell, dos fábricas de Portugal y la República Checa del consorcio alemán. “Las tres tenemos problemas de poca saturación”, ha subrayado Carnero. Con los todocaminos liderando las ventas, el representante de los empleados de Seat considera que la firma “ya va tarde”, porque suponiendo que se adjudicara el coche no estaría en venta hasta 2015. Martorell, en cualquier caso, está bien situada por la revalorización de su capacidad productiva que ha supuesto producir un modelo con los exigentes estándares de Audi.

A la espera que el grupo deshoje la margarita de para qué planta será el nuevo coche, también el flamante director de Seat España, Mikel Palomera, ha reconocido que celebraría su llegada. “Cuanta más oferta tenga Seat, más capacidad tendrá para llegar a distintos clientes, de ampliar los mercados”, ha dicho y ha celebrado el próximo lanzamiento (abril-mayo) del León tres puertas o del modelo familiar. El tres puertas es el protagonista absoluto del expositor de Seat en Ginebra y lo fue de la aportación de la firma en la gala del Grupo el lunes por la noche.

El vicepresidente comercial de Seat, Paul Sevin, explicó el lunes antes de la Volkswagen Night que España ha dejado de ser el primer mercado de Seat. La marca del Grupo Volkswagen vendió en 2012 más coches en Alemania, donde creció un 21%, que en nuestro país: 60.000 coches despachados frente a 56.000. Además, la firma española perdió el año pasado el liderazgo en las ventas domésticas, tras dos años (2010 y 2011) en los que lo había recuperado después de no conseguirlo en tres décadas. Consecuencia directa de los dos fenómenos es que Seat abrirá 40 concesionarios en Alemania (donde tiene más de 400), mientras en España ha cerrado 20 (sobre un total de 170). Reino Unido también es un mercado que funciona (ha crecido un 8%), mientras el ejercicio fue desastroso en Francia, donde las ventas cayeron un 13%. También cayeron en Italia.