Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nina Simone por Malia

La cantante de Malaui homenajea hoy en el Auditorio a la gran dama del jazz que ha guiado su carrera desde el día en que la oyó casualmente por la radio

‘Black Orquid’ es el disco que funde las dos voces

La cantante malauí Malia, en una fotografía promocional. Ampliar foto
La cantante malauí Malia, en una fotografía promocional.

La cita es esta noche en el Auditorio Nacional de Música. La intérprete Malia, algo más que la “Nueva Joven Promesa del Jazz Vocal”, viene a nuestra ciudad para interpretar los temas de su último disco, Black Orchid (Orquídea Negra), dedicado a la música de Nina Simone. “Llevaba mucho tiempo dándole vueltas a la idea. Nina Simone siempre ha estado dentro de mí; es por ella que me convertí en cantante de jazz. Sin embargo, preferí esperar antes de meterme dentro de sus canciones. Es algo que me atraía y me daba miedo al mismo tiempo. Porque cantar a Nina Simone no es cualquier cosa”, asegura en conversación telefónica.

La cantante nacida en Malaui y residente en Londres tenía 25 años cuando Nina Simone falleció, en el 2003. “Quien piensa que la música de Nina está pasada de moda es que no la ha escuchado”, asegura rotunda. Black Orchid contiene trece interpretaciones de otros tantos clásicos asociados a la diva del jazz a quien la joven Malia considera su “profesora y mentor espiritual”.

“En una sola canción, Nina volcaba la experiencia de toda una vida, con sus momentos de tristeza y sus otros momentos de alegría. Sus canciones son lecciones de vida y el mejor método educativo que existe. La convicción con que cantaba, su pasión, traspasa todos los límites. Ninguna otra cantante de la historia ha llegado a tanto”. Si algo puede decirse de las interpretaciones “minimalistas”, o así, de Malia es que no se parecen en nada a las originales. “Lo importante es que en ningún momento trato de imitarla. Aunque cante su repertorio, soy yo la que canto, y si hay algo que amo incluso más que la propia música, es el silencio. Me gusta la sensación de sentirme suspendida en el silencio, abrazada por el silencio. Supongo que por eso prefiero las canciones lentas a las rápidas. Es algo instintivo. No tengo que pensarlo para que me salga así. Nada en este disco ha sido preparado para que saliera como ha salido”.

“Quien piensa que la música de Nina está pasada de moda es que no la ha escuchado”, dice la intérprete

Malia descubrió el jazz y a Nina Simone a través de la radio. “Me asombraba cómo podía coger cualquier canción y convertirla en algo propio. Por ella conocí la tradición de las grandes cantantes femeninas de jazz como Billie Holiday, Ella Fitzgerald o Sarah Vaughan. Siguiendo su estela, me metí a trabajar de camarera en un club de jazz de Chelsea, en Londres, solo para estar cerca de la música que amaba. Allí aprendí lo que significa subirse a un escenario para cantar jazz delante de un público”.

De vuelta a sus raíces y al disco que la va a traer por estos pagos, en Mariage is for old folks, Malia introduce el sonido inequívoco de la kalimba africana. “Como todo en el disco, la idea surgió de una forma espontánea, tanto es así que minutos antes de entrar en el estudio de grabación todavía nos estábamos preguntando cómo iban a combinar los instrumentos africanos con una vieja canción de swing. La sorpresa es que funcionó a las mil maravillas”. Como única excepción, Black Orchid incluye una versión au pied de la lettre de Four women, la canción-manifiesto escrita por la propia homenajeada en 1966 que el tiempo ha convertido en un icono del movimiento feminista. Trata de la experiencia de una mujer negra en una época en que eso equivalía a ser un paria de la sociedad. Desgraciadamente, hoy las mujeres seguimos siendo juzgadas por nuestra apariencia, si el vestido es así o asá o si el corte de pelo nos favorece. Four women esconde un mensaje para las generaciones futuras: ser mujer en este mundo es una lucha constante”, concluye.

Malia presenta su disco Black Orchid en el Auditorio Nacional de Música a las 20.00. Entre 12 y 18 euros.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram