Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CaixaBank prescindirá de los afectados por el ERE temporal de Banca Cívica

La entidad confirma a los sindicatos el cierre de un millar de oficinas

El grueso de los 3.002 afectados por el ajuste serán 1.721 empleados de oficinas

El recorte de 3.002 empleos anunciado el lunes por CaixaBank afectará sobre todo a personal de oficinas (1.721 empleados) y a los 743 trabajadores de Banca Cívica actualmente afectados por un ERE temporal. Lo ha comunicado hoy la empresa durante la primera reunión mantenida con los sindicatos tras el anuncio del lunes. CaixaBank también ha precisado que hasta llegar a la cifra de 3.002 afectados por el ajuste, 352 serán de servicios centrales y 186 de los territoriales, aunque no ha detallado cómo distribuirá el recorte por comunidades.

La entidad financiera, que adquirió Banca Cívica y está en proceso de adjudicarse Banco de Valencia, ha argumentado causas organizativas y productivas como la integración de oficinas y el aumento del uso de los canales electrónicos. CaixaBank también ha confirmado a los sindicatos su intención de cerrar 1.000 sucursales, la mayoría ya previstas por la absorción de Banca Cívica porque están en zonas donde existe duplicidad. Fuentes de CaixaBank han insistido en que "se acaba de iniciar el periodo de diálogo y negociación con los sindicatos, con un margen de tiempo de dos meses", y que el objetivo último es acordar "las mejores medidas para ajustar la plantilla a las necesidades del negocio". La empresa no ha confirmado al comité de empresa si el ajuste se materializará a través de un Expediente de Regulación de Empleo, aunque los sindicatos lo dan por hecho.

CaixaBank ha presentado a la representación sindical un informe basado en previsiones para el 31 de diciembre de 2013, en el que explica la situación en la que se encuentra el sector financiero y la propia entidad. Los sindicatos han expresado su "total desacuerdo" con los planes y las justificaciones de CaixaBank, que ha cerrado 2012 con un beneficio de 230 millones de euros. El sindicato mayoritario, CC OO, ha calificado de "cortoplacista" que el plan de ajuste se base en datos a solo un año vista, cuando el plan estratégico comprende también 2014.

Desde que la empresa confirmó su intención de reducir plantilla, los representantes de los trabajadores insisten en que CaixaBank no ha sido intervenida, ni ha recibido ayudas públicas y que no aceptarán salidas de personal que no sean voluntarias: a través de prejubilaciones o salidas pactadas. Además consideran "excesiva" la cifra del ajuste. Las dos partes se han emplazado para mantener una tercera reunión en una semana, el próximo jueves 7 de marzo.

A cierre de 2012, CaixaBank tenía una plantilla de 32.625 empleados, 5.632 personas más que un año antes, fruto de las adquisiciones llevadas a cabo por la entidad catalana, que han llevado también a aumentar el número de oficinas en 1.146 en un año, de las 5.196 de 2011 a las 6.342 del año pasado, lo que sitúa a la entidad catalana con la red más extensa de España.