Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vaersa despedirá finalmente a 202 trabajadores

Nuevas encomiendas a la empresa pública permiten reducir el número inicial de 439 afectados

CC OO dice que los afectados son más

La consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, informó este miércoles de que las encomiendas de gestión efectuadas a Vaersa desde enero han supuesto que el número total de personas despedidas en la empresa pública sea de 202, frente a las 439 planteadas inicialmente en el expediente de regulación de empleo (ERE).

Bonig compareció en la comisión de Medio Ambiente de las Cortes Valencianas para informar del ERE en Valenciana de Aprovechamiento Energético de Residuos (Vaersa), que se presentó en noviembre para 439 trabajadores y un mes después se redujo a 402.

La oposición calificó este ERE de "clientelar" y de "caza de brujas", porque se ha prescindido del personal con mayor antigüedad y de sindicalistas pero se ha mantenido a "enchufados" del PP, y ha rechazado las causas alegadas y las consecuencias sobre las familias afectadas.

La consejera, quien reivindicó la necesidad de esta "dolorosa reorganización" de Vaersa, indicó  que ya se ha despedido a 145 personas y que hoy saldrán 18 trabajadores más, mientras que quedarán 39 personas por despedir, hasta las 202.

La sección sindical de CC OO en la empresa pública Vaersa, sin embargo, ha desmentido este jueves la cifra facilitada por Bonig. Desde la sección sindical afirman que el número real de afectados asciende a 278, "tal y como consta en la última comunicación a la Representación Legal de Trabajaores de Vaersa (RLT) y la Dirección General de Empleo y Cooperativismo".

Bonig indicó en las Cortes que cuando el 21 de diciembre Vaersa comunicó a la autoridad laboral el resultado del periodo de consultas y señaló que el número de afectados se había reducido a 394, por la duplicidad de algunos trabajadores o a la recepción de nuevas encomiendas.

No obstante, en enero Vaersa comunicó a la autoridad laboral que había recibido varias resoluciones de la consejería que ordenaban la ejecución de una serie de trabajos, por lo que el número de afectados se reducía en 116 trabajadores, mientras que las nuevas encomiendas recibidas desde entonces reducen a 202 los despidos.

Bonig justificó el ERE en la reducción presupuestaria sufrida por la empresa pública (de 82,8 millones de euros en 2012 a 62,2 en 2013) y en la reducción o cancelación de varias encomiendas de gestión que prestaba a las consejerías, que suponían el 78% de su facturación anual.

El socialista Francesc Signes criticó las formas "discrecionales y arbitrarias" del ERE, del que ha pedido la "paralización inmediata", y denunció que se ha prescindido del 80% de los técnicos de los espacios naturales protegidos, en vistas a una futura privatización.

El diputado de Compromís Juan Ponce criticó que Vaersa ha funcionado "como una Consejería de Medio Ambiente paralela" y ha lamentado que el ERE no se ha hecho "con criterios objetivos", pues se ha despedido a "gente molesta", y ha considerado que los parques naturales no se podrán gestionar con una plantilla "tan ridícula".

Lluís Torró (Esquerra Unida) pidió que se asuman responsabilidades políticas y ha denunciado que "se han cargado" los servicios centrales y los espacios naturales.

La consejera replicó que no ha habido "ninguna mala fe" y ha asegurado que se van a reducir las encomiendas a Vaersa a las "estrictamente necesarias", para lo que se van a crear este año 51 plazas de funcionarios en Medio Ambiente, con una dotación de 2,2 millones de euros, y en 2014 se crearán más.

Bonig negó que los parques naturales estén "desamparados", pues hay 144 personas en ellos y se va a hacer una reorganización de funciones.