Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos del Oncológico reclaman una gestión pública del hospital

Los facultativos piden que el centro de Kutxa pase a ser dirigido por Osakidetza

Imagen de la entrada del Instituto Oncológico de San Sebastián.
Imagen de la entrada del Instituto Oncológico de San Sebastián.

Un total de 59 facultativos del Instituto Oncológico de San Sebastián, uno de los centros vascos punteros en el tratamiento contra el cáncer, han firmado una carta en la que reivindican el “carácter público” y la “vocación de obra social” de este hospital y reclaman su “integración en la red sanitaria” de Osakidetza. El escrito al que ha tenido acceso este diario ha sido remitido al Departamento de Salud y a los responsables de la Obra Social de Kutxa, de la que depende el Oncológico. La plantilla de médicos ha decidido dar este paso por la “preocupación” que ha cundido entre los profesionales ante el riesgo de una progresiva privatización de los servicios que presta el hospital.

“Creemos que la actividad principal del centro debe seguir siendo la medicina pública: una atención especializada a la enfermedad oncológica, abierta a la totalidad de la ciudadanía guipuzcoana y conservando su naturaleza de obra social que ha tenido desde su creación [en 1933] por Kutxa”, aseguran los 59 médicos. El Oncológico cuenta con unos 300 trabajadores, de los que 60 son facultativos.

La carta que han suscrito los médicos llega en vísperas de que expire el concierto que este centro mantiene con Osakidetza, su principal fuente de ingresos. El año pasado financió alrededor del 85% de su presupuesto (24 millones de euros), mientras que el resto (3,5 millones) fueron aportados por la caja guipuzcoana. Esta aportación de la Obra Social se verá aminorada este ejercicio hasta los 2,6 millones, según ha denunciado esta semana EH Bildu. “Nos preocupa la deriva que puede tomar el centro porque los recursos de la obra social son cada vez menores”, afirma Francisco Javier Imaña, presidente de la Asociación de Facultativos de Onkologikoa y uno de los firmantes de la carta.

A esto se suman los nuevos cambios realizados en la dirección del Oncológico. En noviembre pasado fue contratada Almudena Moreno como “delegada general”, con plenos poderes en la dirección y la gerencia del centro, después de que este último cargo fuese rechazado por la directora médico del hospital.

“Ha llegado el momento de superar esta relación de centro concertado con Osakidetza, integrando a Onkologikoa en la red sanitaria pública, sin perder el carácter de fundación dependiente de la Obra Social de Kutxa”, aseguran en su misiva los facultativos. Estos proponen que el hospital “pase a ser dirigido y gestionado, en cuanto a su carácter asistencial, por el sistema público de salud y los profesionales que integran Osakidetza”. De este modo, según los profesionales médicos, se conseguiría “aumentar de forma significativa la carga de trabajo actual del centro, aprovechar su desarrollo tecnológico y experiencia, y asegurar su sostenibilidad y la del sistema sanitario en su conjunto”.

Imaña explica que, ahora, el concierto da pie a una “competencia por los pacientes”, mientras que, si el Oncológico pasara a estar dirigido desde Osakidetza, se podría “estimular la colaboración” entre los centros.

Esta semana, EH Bildu ha alertado del “riesgo de privatización” del Oncológico, dentro de “un proceso global de liquidación” de la obra social de Kutxa, que pasa por la venta de inmuebles, de patrimonio artístico y la revisión de compromisos de financiación, como el de Tabakalera.