Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La entrada al parque Güell costará ocho euros para los turistas

El Ayuntamiento limitará las visitas al monumento de Gaudí a 800 personas cada hora

Visitantes en el parque Güell en Barcelona.
Visitantes en el parque Güell en Barcelona.

La entrada a la parte monumental del Park Güell costarán siete u ocho euros, dependiendo de si se compran con antelación o no. El Gobierno municipal reveló ayer la tarifa que se cobrará a aquellos visitantes que no sean vecinos de los barrios adyacentes o que no estén apuntados en un registro que pondrá en marcha el Consistorio. Se espera que el plan entre en funcionamiento en octubre.

Esta tipología de usuarios hace parte del Proyecto de Actuaciones para la regulación de los accesos centrales al parque que la Comisión de Gobierno aprobó el miércoles. Las obras de adecuación para poder controlar el volumen de visitantes en la plaza de la Natura, la sala Hipóstila y las escalinatas del dragón costarán 2,2 millones de euros, según el Ayuntamiento. En el resto del parque no habrá restricciones.

Tarifas y horarios del Park Güell

Los visitantes que no estén registrados tendrán que abonar ocho euros (7 euros más IVA).
Los visitantes que compren con antelación y no estén en el registro pagarán 7 euros (5,79 euros + IVA).
►Los vecinos de los barrios adyacentes no tendrán que pagar. El Ayuntamiento usará el padrón para determinar quién tiene este beneficio.
La zona monumental abrirá de 8:30 a 18:00 en invierno y de 8:00h a 21:30h en verano. El resto del parque funcionará de 5.00h a 24.00h, sin restricciones de acceso.

El Consistorio determina que solo 800 personas por hora podrán ingresar al parque, toda vez que el pasado verano se llegó a registrar hasta 5.000 al mismo tiempo. La gestión y control de los accesos será responsabilidad de Barcelona Serveis Municipals, B:SM.

Según el proyecto municipal, los vecinos de los barrios adyacentes —La Salut, El Coll, Vallcarca i Penitents, el Carmel y Can Baró— tendrán acceso libre a cualquier hora y a cualquier punto del parque. Aunque aún no hay detalles, lo más seguro es que usando el padrón se les entregue una tarjeta que les acredite como tal y puedan así transitar sin restricciones. Esta es una de las principales reivindicaciones vecinales.

Lo que aún no está claro es cómo funcionará el registro de visitantes, con el que el Ayuntamiento pretende que los turistas paguen. Jurídicamente, la legislación europea prohíbe una distinción entre locales y foráneos a la hora de cobrar por el paso en un espacio público —el Park Güell lo es—, por lo cual el Consistorio ha encontrado una fórmula alternativa. Cualquiera puede ingresar al parque gratis si está inscrito en un registro de visitantes. El problema es que este trámite tardará varios días.

La visita al Park Güell costará la mitad que la entrada a La Pedrera

Una portavoz del Consistorio explicó que se está trabajando en una manera de “identificación personal e intransferible” para las personas que estén en este registro y en la implantación de unas máquinas expendedoras para la recogida de las entradas. El Ayuntamiento reservará una octava parte de las plazas de visita disponibles cada hora para las personas que se encuentren en este listado. En teoría, se podrían hacer visitas de “último minuto”, pero estarían sujetas a esa disponibilidad, explicó la portavoz.

Finalmente, los visitantes que no estén en el registro y compren su entrada con anticipación pagarán 7 euros (5,79 euros más IVA) y 8 euros si la compran el mismo día de la visita (7 euros más IVA). El Ayuntamiento no descarta que haya otras bonificaciones parecidas a las que se dan en los museos de la ciudad. Ya se está trabajando con los turoperadores para que prácticamente todos los visitantes lleguen con su entrada en la mano y evitar aglomeraciones. El horario de visita de la parte monumental será de 8:30 a 18:00 en invierno y de 8:00h a 21:30h en verano.

Imagen del Park Güell. ampliar foto
Imagen del Park Güell.

La mayoría de los opositores al proyecto creen que el Consistorio usará el cierre como una manera de hacer caja. La regidora de Gràcia, Maite Fandos (CiU), ha insistido en muchas ocasiones que no hay afán recaudatorio y que todo el dinero que se ingrese se destinará al cuidado y conservación del parque. La cantidad no es baladí. El año pasado, durante el verano, por lo tanto, en un día de ajetreo, se llegaron a calcular 25.000 visitantes en un día. Según las estadísticas, el 80% son turistas, por lo cual se estaría hablando de ingresos que rondarían los 140.000 euros diarios.

El Ayuntamiento aún no ha explicado la razón técnica para el precio. La subida al antiguo monumento de Colón, ahora clausurado, costaba cuatro euros para los adultos. Una entrada individual para la Sagrada Familia, comprada online, cuesta 14,8 euros. Si se es residente catalán, la entrada a la casa Battló vale 16,30. Visitar a La Pedrera, con tarifa general, cuesta el doble de lo que se cobrará por visitar el jardín diseñado por Gaudí.

El Consistorio reservará 100 plazas por hora para los inscritos en el registro

La posición vecinal respecto al cierre sigue estando dividida. Aunque la mayoría de los vecinos de los barrios colindantes consideran que la actual propuesta recoge sus principales demandas, se escuchan algunas voces discordantes. En enero, la Federación de Vecinos de Barcelona criticó que “el cobro no ofrece respuestas a los problemas de tránsito y aglomeraciones en los barrios cercanos, especialmente en la carretera del Carmel”. El Ayuntamiento ya anunció que próximamente presentará detalles del plan de movilidad en la zona.