Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hospital de Requena se queda sin calefacción durante una noche

La unidad de cirugía sin ingreso estaba a 13 grados la mañana del miércoles

El centro no tenía combustible cuando la temperatura rondaba los 0 grados

Enfermos, familiares y empleados del hospital de Requena necesitaron el abrigo de varias mantas para pasar la noche del martes. En pleno invierno, con temperaturas mínimas que bordearon los cero grados, el centro hospitalario situado en la zona más fría del territorio valenciano se quedó sin combustible para alimentar el sistema de calefacción y abastecer de agua caliente a los pacientes. Para limpiar a algunos enfermos ingresados y el personal sanitario recurrieron a soluciones improvisadas, como calentar agua en aparatos microondas.

Fuentes de la Consejería de Sanidad admitieron este miércoles la existencia de problemas con la temperatura de los radiadores. Debido a las bajas temperaturas de la última semana, se ha consumido más gasoil —el combustible que alimenta la calefacción— del previsto, indicaron desde el departamento que dirige Manuel Llombart. Por ello, el centro se quedó sin gasoil por la noche. A primera hora de la mañana acudió un camión cisterna a rellenar el depósito. Sin embargo, desde que se repone el combustible se “tarda un poco” en alcanzar la temperatura deseada.

Sanidad apuntó que a mediodía ya se había normalizado la situación. En todo caso, puntualizó que en ningún momento la temperatura había caído a niveles críticos, y que siempre “se ha mantenido la temperatura de confort, entre 21 y 23 grados”.

Sanidad asegura que el comfort se mantuvo, pese a la ausencia de gasoil

La opinión de los trabajadores del centro es distinta. Espacios asistenciales como la sala en la que se preparan para la intervención los pacientes citados en la unidad de cirugía sin ingreso (ucsi) no pasaban ayer de los 13 grados. Y, según relata Nuria García, representante de CC OO en el centro, este no es un hecho aislado. Más allá del incidente con el combustible de la calefacción, García señala que desde que comenzó el invierno, el personal ha trasladado repetidas quejas sobre las bajas temperaturas del hospital.

En lugar de fijar los termostatos en 23 grados, como era habitual en años anteriores, este año se han programado en 21 grados, a pesar de que el hospital se encuentra en una zona donde es habitual que se registren temperaturas bajas. Ello supone que en días extremadamente fríos, no se alcanza este valor en determinadas partes del centro. “Es habitual que el personal vaya con dos pares de calcetines o prendas polares para combatir el frío dentro del hospital”, relata García. “Cuando hemos trasladado estas quejas a los jefes de guardia nos responden que existe una orden expresa de no subir la calefacción”.

La consejería sostuvo que el servicio de atención al paciente no había registrado ninguna queja por este incidente, lo que fue desmentido por responsables sindicales. “Me consta que ha habido quejas”, respondió Nuria García, representante de CC OO en el hospital.