Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hacemos los exámenes en el comedor porque no cabemos en clase”

Arranca la primera de las tres jornadas de huelga de estudiantes en contra de los recortes

Los convocantes cifran el seguimiento en el 75% de media

Seguimiento desigual durante la primera de las tres jornadas de huelga convocada por los estudiantes de secundaria. Mientras algunas aulas catalanas estaban prácticamente vacías, otras apenas han notado el paro, e incluso algunos centros han decidido secundar la convocatoria solo uno o dos días. El Sindicato de Estudiantes, uno de los convocantes de la huelga, junto a la Asociación de Jóvenes Estudiantes de Cataluña (AJEC), ha cifrado el seguimiento en el 75% de media, un porcentaje que la Generalitat (que por primera vez evalúa el impacto de una huelga estudiantil) reduce hasta el 35%.

Los alumnos de ESO, Bachillerato y FP rechazan tanto la reforma educativa que está dibujando el ministro de Educación José Ignacio Wert, como los recortes en educación ya aplicados por el Gobierno central y autonómico (que ha comportado el aumento de las ratios de alumnos por aula, el retraso en el nombramiento de los sustitutos o el incremento de las horas lectivas de los profesores).

Los recortes están haciendo mella en centros como el IES Viladecavalls (Vallès Occidental). Si el año pasado habían sido 26 compañeros en clase, este curso ya llegan a 40. “Así no se puede hacer clase. ¡El profesor no puede estar por todo!", se queja Andrea Sánchez, alumna de primero de Bachillerato. “Los que se sientan atrás no se enteran de nada”, añade su compañera, Alba Pallarès. “Las clases están preparadas para 30 alumnos”, se queja Teresa Vernet, la directora del instituto. La falta de espacio hace que no puedan separar los pupitres para los exámenes, así que en las clases de las asignaturas comunes, hay que buscar alternativas. “Hacemos los exámenes en el comedor porque no cabemos en clase”, denuncian los alumnos.

Aunque motivos no les faltan para hacer huelga, los alumnos de Bachillerato no la han secundado por coincidir con momentos clave del curso académico, como la presentación de los trabajos de investigación que han estado preparando durante el curso. En la ESO, el seguimiento ha sido de entre el 20 y el 30%, aunque la directora del centro espera que mañana el paro sea más notorio.

En el instituto Poeta Maragall de Barcelona habían solo había dos alumnos en la clase

Más vacías estaban las aulas del instituto Poeta Maragall de Barcelona. En Bachillerato el seguimiento ha sido del 80%, en tercero y cuarto de ESO, de más del 90% y en los otros dos cursos de ESO, aunque no estaban convocados, ha sido del 40%. La jefa de estudios del centro, Olga Martín, asegura que mañana la huelga se mantendrá en ESO, aunque espera que en Bachillerato no, ya que los alumnos presentan los trabajos de investigación.

Este es el motivo que ha llevado a Marta Giménez y Hardeep Kaur a no hacer huelga, pero su decisión ha sido minoritaria. De hecho, solo han hecho clase de matemáticas (con solo tres alumnos) y de lengua castellana, donde estaban solas. Ambas aseguran que han preferido aprovechar el día porque ven cerca la Selectividad y además querían dar los últimos recortes a sus trabajos de investigación: sobre el conflicto de Irlanda del Norte (el de Marta) y sobre el origen de la lengua inglesa (el de Hardepp). “Si no hubiéramos venimos sabemos que nos habríamos quedado en casa sin hacer nada. Al menos hemos podido resolver dudas con los profesores”, coinciden las dos alumnas.

Los estudiantes saldrán a la calle este miércoles en Barcelona y Tarragona

No obstante, son críticas con los recortes. Hardeep asegura que durante dos semanas no han tenido clase por la baja de una profesora. “Hemos estado en el aula haciendo deberes, cada uno los suyos, pero sin clase”, se queja. En este instituto están haciendo mella los recortes. Actualmente tienen tres bajas de profesores sin cubrir, y han visto cómo algunas aulas han pasado de 34 alumnos el pasado curso a 45.

La mañana ha empezado movida en el instituto público Jaume Balmes, en el centro de Barcelona. Los trabajadores de la limpieza han tenido que entrar tarde porque alguien había colocado una cadena que impedía que se abrieran las puertas, ha explicado uno de los trabajadores. En este instituto, el paro ha tenido un seguimiento mayoritario. “Vengo de dar una clase con un grupo de 3º de ESO y han faltado la mitad de los alumnos”, ha explicado Julio Velasco, profesor de inglés e italiano. No obstante, los profesores han querido quitar hierro al incidente del candado y han intentado justificar la ausencia de alumnos recordando que es “época de gripe”, informa David García.

Profesores y familias se añaden

a la protesta en una

manifestación el jueves

La huelga ha tenido un seguimiento masivo en el instituto Vidal i Barraquer de Tarragona. De los 1.300 alumnos del centro, unos 1.200 no han asistido a clase. El director Narcís Castanedo se queja especialmente del retraso en el nombramiento de los sustitutos. “Está haciendo mucho daño, es el peor recorte”, lamenta el director de este centro donde acostumbran a coincidir la ausencia de tres o cuatro profesores.

En el instituto Joan Oró de Lleida, la huelga ha sido más desigual. La mitad de los alumnos de bachillerato y de ciclos formativos no han ido a clase, pero esperan que el seguimiento suba al 70% mañana. En cambio, en la ESO no ha tenido impacto. La directora, Emma Carreras, explica que en su centro los recortes no están teniendo un impacto notorio y comenta que sus alumnos protestan más por la “filosofía general de la Lomce”, especialmente por lo relacionado con la inmersión lingüística.

En algún centro de Girona también han decidido no parar los tres días. En el instituto Montilivi se ha hecho una votación y la mayoría de cursos han decidido hacer huelga mañana. Se espera que lo haga el 70%. No obstante, el director Pere Albertí, explica que hay unos tres cursos de ciclos formativos (unos 70 alumnos) que sí secundarán las tres jornadas de huelga. Este nivel es el que más está notando el aumento de las ratios, que ha pasado de 30 alumnos por aula el curso pasado hasta los 39 del actual.

Los sindicatos estudiantes catalanes rechazan frontalmente el doble recorte en educación vivido en los dos últimos años. Por un lado, critican medidas como la reducción de recursos económicos a los centros, la implantación de una tasa de 360 euros para la FP superior o el aumento de las tasas universitarias hasta un 66,7%. La AJEC considera a Irene Rigau como la consejera de Enseñanza “que más daño ha hecho a la educación catalana” y asegura que bajo su mandato se ha producido “el desmantelamiento de la educación pública”.

A los ajustes de la Generalitat se han sumado los impulsados por el Gobierno central y la futura reforma educativa que “atenta directamente contra un modelo de educación público, de calidad, laico y en catalán”, asegura la AJEC. Sobre este último aspecto, el sindicato asegura que la Lomce pretende “eliminar la inmersión lingüística”, además de recentralizar el sistema educativo.

Los estudiantes visualizarán su descontento en una manifestación este miércoles a las 12 h en Barcelona (partiendo de plaza Universitat) y en Tarragona (desde Imperial Tarraco). La marcha se repetirá el jueves por la tarde, a partir de las 18.30 horas en Barcelona, esta vez, con el apoyo del Marco Unitario de la Comunidad Educativa (MUCE), que aglutina también a profesores y familias.