Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación sostiene que la Ley Wert eliminará 1.051 profesores de bachillerato

La Junta rechaza las cuentas de la normativa del PP porque “impone barreras” al alumnado

La consejera Mar Moreno, en una conferencia de prensa.
La consejera Mar Moreno, en una conferencia de prensa.

La consejera de Educación, Mar Moreno, avanzó ayer que el Gobierno andaluz rechazará la memoria económica de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa, conocida como ley Wert, porque supondrá la eliminación paulatina de 1.051 profesores en la región y porque apuesta por la imposición de barreras y reválidas, además de por “sacar a los alumnos por la puerta de atrás de los institutos”. “Mejorar con menos profesores es totalmente imposible”, sentenció Moreno.

 La responsable andaluza de Educación se mostró dispuesta a trabajar para “minimizar el impacto” de los recortes impuestos por Madrid, entre los que destacó la eliminación de los programas de refuerzo, el Educa 3 para la creación de escuelas infantiles, los planes de lucha contra el absentismo y el abandono educativo temprano, el apoyo al aprendizaje de lenguas extranjeras o la promoción de la lectura, entre otros.

Moreno corrigió los cálculos del Ministerio de Educación, que estima que la implantación de la nueva ley costará 408 millones en los próximos tres años. Según las cuentas de la Junta, serán 257 millones, ya que el Gobierno ha “olvidado” cuantificar parte del recorte en profesorado de Bachillerato. En total, según datos del propio Ministerio supondría la salida de 4.800 profesores en todo el país. Medidas de la ley Wert, como que los alumnos escojan si quieren estudiar bachillerato o formación profesional en 4º de ESO, serán a costa del profesorado de Bachillerato.

“Mejorar con menos profesores es imposible”, sentencia la consejera

La memoria económica del ministerio recoge que la compactación de materias —que implica la eliminación de asignaturas optativas— permitirá reducir la carga horaria equivalente a 2.534 profesores. Sindicatos como Comisiones Obreras y UGT han visto en esta decisión una “reducción encubierta de plantilla”. El texto de Wert matiza que esta rebaja de carga horaria “no supondrá una disminución de profesorado, sino una reestructuración de su distribución para cubrir las nuevas necesidades”. A pesar de ello, calculan que se obtendría una reducción del coste en 168 millones en tres años.

La propuesta de especialización de los centros, ya sea en ciencias, humanidades o ciencias sociales, también supondrá, según el ministerio de Educación, un ahorro económico de 151,2 millones en el mismo periodo. En este caso el texto habla abiertamente de que las necesidades de docentes “se podrían reducir en 2.281 profesores”. Moreno incidió en que esta última partida no figura en el cuadro resumen de costes de la ley.

El Gobierno ha “olvidado” incluir un recorte en docentes de 150 millones

El nuevo modelo parte con un tijeretazo “incontestable” de 4.000 millones de euros, dijo Moreno, por lo que, si se le restan los 257 millones de gasto, arrancaría con una cifra negativa de 3.743 millones. “Que no nos engañen, la Lomce —ley orgánica para la mejora de la calidad educativa— no cuesta dinero: al revés, la Lomce supone un recorte de casi 4.000 millones (...) No es otra cosa que la cobertura legal de los recortes”, ha concluido.

El jueves 7 de febrero, los responsables de Educación de las autonomías tienen otra cita para acudir a una mesa sectorial en Madrid. “Queremos que el ministro recapacite, retire la reforma y se siente a hablar con la comunidad educativa”, aseveró Moreno.

La consejera acusó al Gobierno del PP de querer “cambiar la talla de la escuela” y de pasar de una educación con recursos para todos, a una educación pública y barata de segunda, para la mayoría. “España necesita un modelo educativo donde quepan todos los niños, todos los jóvenes, frente a un modelo a la medida de las élites”, defendió Moreno.