El Consell y los rectores se reúnen un día antes de ingresar la nómina universitaria

Hacienda hará efectiva la transferencia el día 31, un día después de reunirse con los rectores para establecer un plan de pagos

Los rectores valencianos en una reunión con la consejera de Educación, María José Català
Los rectores valencianos en una reunión con la consejera de Educación, María José Català

Si el año 2012 acabó para las universidades públicas valencianas con una transferencia in extremis de la Generalitat, el 28 de diciembre, que permitió pagar la última nómina del ejercicio, 2013 arranca en parecidos términos. Los responsables universitarios acaban de recibir la notificación de que ese ingreso mensual les llegará el día 31. "Al menos en este caso el día siguiente será laborable", comentaba uno de éstos con ironía, "y no como en diciembre, que era el viernes anterior a Año Nuevo". Esto significa que los empleados universitarios cobrarán el día 1 de febrero o, como tarde, el 4, o sea, el próximo lunes.

En realidad estos retrasos se vienen produciendo en una u otra medida desde septiembre de 2011 y han supuesto para algunas universidades la necesidad de firmar pólizas bancarias que les permitan afrontar sus pagos con una mínima solvencia.

Pero la notificación del día en que se efectuará la nueva transferencia coincide con un anuncio esperado por los gestores universitarios; el de la reunión que mantendrá este miércoles el nuevo consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues, con los rectores de las universidades públicas valencianas para hablar de la situación financiera de las mismas ante la deuda del Gobierno valenciano y fijar un plan de pagos.  Es precisamente ésta una de las aspiraciones perentorias de los gestores universitarios, conscientes de que van a tardar en cobrar la deuda pendiente y por tanto el plan de pagos, al menos, les permitirá hacer previsiones y planificar con garantías. También asistirá a esta cita la consejera de Educación, María José Català, que ya la anunció en diciembre, aunque sin concretar fecha, a la espera de que el nuevo titular de Hacienda se familiarizara con el cargo.

Moragues, que ha anticipado la reunión tras un encuentro con el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, está dispuesto a "tender la mano a las universidades" y se muestra convencido de que en la reunión "se producirán avances".  El objetivo, ha explicado, es "escuchar" a los rectores "ver su situación, cómo afrontar la deuda corriente conforme al plan plurianual existente, la deuda histórica, y poco a poco ir dando una propuesta de pagos pero ganando en confianza y credibilidad, no decir algo que no podamos cumplir".

En los campus universitarios esta música suena muy bien, pero falta ver cómo se traduce en la práctica. Grosso modo, la Generalitat debe por ahora dos mensualidades y media de gasto corriente a las universidades (octubre, noviembre y la mitad de diciembre), además de la denominada deuda histórica, generada en el siglo pasado, hasta alcanzar una cifra en torno a los 900 millones de euros. La reprogramación de la deuda histórica que se hizo en 2011 suponía comenzar a enjugarla en 2013 para liquidarla progresivamente hasta  2022. Es de suponer que de eso se hablará también este miércoles en la mesa compartida con los rectores.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS