Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rojo justifica el veto al público en la Cámara en evitar "espectáculos" contra la democracia

La presidenta del Parlamento asegura que algunos grupos le dijeron que no se responsabilizarían del comportamiento de sus invitados

La presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, ha justificado la decisión de retirar a los grupos políticos gallegos la potestad de llevar invitados a las sesiones plenarias -que asumirá en exclusiva- con el fin de evitar "espectáculos lamentables que humillan a la democracia".

Sobre esta decisión, que ha provocado el rechazo de los tres grupos de la oposición, Rojo ha defendido que "es muy necesaria", ha sido "meditada" y se ajusta "perfectamente" a lo establecido en el reglamento del Parlamento. Según informa en un comunicado, la presidenta podría adoptar decisiones más drásticas como cerrar la tribuna al público, pero no lo hace porque considera positiva la presencia de invitados en los plenos, siempre que su comportamiento sea dentro del "respeto" y conforme a "principios democráticos".

Así, se ha escudado en que "había que tomar decisiones" tras los incidentes protagonizados por los afectados de las preferentes en el último pleno celebrado y por los "antecedentes" de los sucedido en la pasada legislatura. Según Rojo, algunos de los grupos parlamentarios -sin especificar cuáles- le trasmitieron "en más de una ocasión, que no iban a ser responsables de las actitudes que tomaran sus invitados en el hemiciclo". Además, ha avanzado que, en el próximo Pleno que tendrá lugar el martes, habrá asistencia de invitados del Parlamento gallego, tras haberse retirado el cupo que gestionaban los grupos políticos.