Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Valencia sella sus puertas al escándalo de Emarsa

El gobierno de Barberá veta la comisión de investigación que pide la oposición

El concejal socialista Pedro M. Sánchez en una intervención ante el pleno.
El concejal socialista Pedro M. Sánchez en una intervención ante el pleno.

El saqueo de Emarsa es un caso metropolitano, no es responsabilidad del Ayuntamiento de Valencia, sostuvo ayer contra viento y marea el gobierno local en el pleno municipal. La mayoría popular dio al traste con la solicitud del Grupo Socialista de crear una comisión que investigue lo sucedido y depure, si procede, a los responsables políticos del desaguisado. De nada sirvió que la oposición al completo —se unió Compromís y EUPV— apoyara la moción socialista. Llegó el PP y la aplastó como si se tratara de una mosca molesta.

“Necesitamos saber si este Ayuntamiento está libre de las salpicaduras de este escándalo”, dijo el concejal socialista Pedro M. Sánchez en defensa de la moción. El concejal enumeró los nexos de unión entre el Consistorio, el PP de Valencia y la depuradora para llegar a la conclusión de que el organigrama del PP local era prácticamente calcado al de la empresa que ahora investigan los tribunales.

Concejales del Gobierno local como Silvestre Senent, José Vicente Jurado, Ramón Isidro o Maria Àngels Ramon-Llin estuvieron al frente de la empresa o en el consejo. “Nombraron a Esteban Cuesta \[imputado del caso\], alcalde pedáneo de Benimàmet del PP, y muchos otros cargos de la empresa, incluso proveedores, eran militantes o dirigentes del PP”, cargó Sánchez. “De aquella mala gestión, viene este supuesto saqueo de dinero público”, añadió. La sociedad se liquidó con un agujero económico de 17 millones de euros y el juez instructor del caso ha estimado el saqueo en al menos 25 millones. Enrique Crespo, exalcalde de Manises por el PP, es el principal imputado.

Amadeu Sanchis, portavoz municipal de EUPV, añadió que con la que está cayendo en España en torno a la corrupción es de “urgencia democrática” constituir la comisión. El concejal de Compromís, Joan Ribó, mostró su apoyo pero no entró al debate “porque no es un buen día para tratar el tema”. La alcaldesa Rita Barberá delegó la presidencia del pleno en Alfonso Grau por el fallecimiento de su madre.

Casos de sinvergüenzas los hay en su partido, en el mío y en todos

De la réplica a la oposición se encargó la concejal delegada de Medio Ambiente, Maria Àngels Ramon-Llin. “La mejor comisión es la investigación judicial que está en curso”, dijo. La edil reprochó a Sánchez su ligereza y su interpretación “tan subjetiva” de lo sucedido. “Dice que el caso Emarsa es el caso del PP de Valencia. Bueno, eso es lo que usted quiere que sea, no lo que es”, aseveró la edil de gobierno. Ramón-Llin se escudó en que el PP es el primero que busca aclaraciones y por eso denunció el caso a los tribunales.

“Si solo se trata de responsabilidades judiciales, ¿por qué el PP ha consentido en las Cortes una comisión de investigación sobre Emarsa y aquí no es posible?”, contraatacó Sánchez.

“No los nombró ni el PP ni el Ayuntamiento \[a los directivos de Emarsa\]. Es un tema metropolitano y ustedes votaron al gerente. Desgraciadamente, casos de sinvergüenzas los hay en su partido, en el mío y en todos, y el que no lo tiene es porque no ha gobernado”, concluyó Ramon-Llin.