Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rigau pide que se retire la Lomce por la imposibilidad de financiarla

El ministerio ha multiplicado por cinco la previsión de costes de aplicación de la normativa

No hay dinero para aplicar la reforma educativa. Con este argumento, la consejera catalana de Enseñanza, Irene Rigau, ha pedido al Gobierno del PP que retire su proyecto de reforma educativa. Según los nuevos cálculos del Ministerio de Educación, la aplicación de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) suponga hasta 408 millones de euros de costes directos, cinco veces más de lo previsto inicialmente. Parte de este sobrecoste lo asumirá el Estado, pero las Comunidades deberán hacerse cargo del coste que suponga el incremento de los estudiantes de Formación Profesional y el regreso a las aulas de los alumnos que habían abandonado prematuramente el sistema. “Una reforma educativa no puede ser improvisada, ni impuesta ni carente de recursos”, ha asegurado Rigau.

“Podemos mejorar la calidad educativa sin necesidad de aplicar una ley para la que no tienen los recursos suficientes ni el Ministerio de Educación ni las Comunidades Autónomas", ha defendido Rigau. Y es que a la consejera no le salen números. La memoria económica “habla de un gasto de 255 millones durante el último año, pero nosotros hemos hecho nuestro cálculo, que sobrepasa los 100 millones, solo para Cataluña”, ha explicado la consejera a los periodistas en los pasillos del Parlament. En este sentido, Rigau considera que el Gobierno “improvisó” el diseño de la reforma educativa y ha cuestionado las nuevas cifras realizadas por el Ministerio.

Rigau también se ha mostrado muy crítica con la diferencia en el cálculo de los costes de la nueva ley, que se multiplica por cinco las estimaciones iniciales. “Esto demuestra hasta qué punto hay divergencia e improvisación, que ha reinado en todo el proceso”. La responsable catalana de educación considera que si hay aspectos que no se han calculado bien, “más vale” parar la reforma, al menos hasta que se reequilibren las cuentas públicas. “Mientras podemos discutir la orientación del sistema y qué mejoras se pueden hacer con los recursos actuales”, ha propuesto.

Con todo esto, Rigau considera que hay que “parar” el desarrollo de la Lomce y así se lo comunicará al ministro de Educación, José Ignacio Wert, en la próxima reunión de consejeros autonómicos del ramo prevista para el día 7 de febrero.