_
_
_
_
_

El PSE quiere endurecer el régimen de incompatibilidades de los cargos públicos

Presenta un proyecto de ley para que los dos años siguientes a su cese no puedan ser contratados

El PSE-EE ha registrado una proposición de ley en el Parlamento vasco con el fin de reforzar el control y endurecer el régimen de incompatibilidades de los empleados públicos. Entre otras medidas, el texto propone que, en los dos años posteriores a su cese, los cargos públicos no puedan ser contratados por empresas con las que hayan tenido "relación directa" en el ejercicio de sus cargos. La proposición de ley, que ha sido presentada este miércoles en rueda de prensa por los parlamentarios del PSE José Antonio Pastor e Idoia Mendia, responde al objetivo de "eliminar los resquicios para las corruptelas", según ha destacado el primero.

En su intervención, aunque sin citar nombres, ambos se han referido a casos como el del extesorero del PP Luis Bárcenas, imputado en por una presunta trama de corrupción, o al exconsejero de Sanidad de Madrid Juan José Gemes, que tras la polémica generada por su contratación dimitió como consejero de una empresa que se encarga de un servicio médico que fue privatizado durante su gestión al frente de la Sanidad madrileña. Pastor ha lamentado el "descrédito" que causan a la política los casos de "prácticas oscuras" y "movimientos sospechosos" de capitales relacionados con partidos o dirigentes públicos.

Nuevo código

Por ese motivo, ha destacado la necesidad de "perfeccionar los mecanismos que elimina los resquicios para las corruptelas". Con ese objetivo, el PSE ha registrado en el Parlamento vasco una proposición no de ley destinada a regular el código de conducta del cargo público y su régimen de incompatibilidades. El texto, en caso de aprobarse, afectaría los trabajadores del Gobierno vasco y de los organismos que dependen de él, por lo que no tendrían repercusión alguna en el personal de las diputaciones y ayuntamientos.

Entre otras medidas, los socialistas proponen que los cargos públicos "durante los dos años siguientes a la fecha de su cese, no podrán prestar ningún tipo de servicio ni mantener relación laboral lo mercantil con las empresas, sociedades o cualquier otra entidad de naturaleza privada con las que hubiera tenido relación directa debido al desempeño de las funciones propias de su cargo". Esta prohibición, sin embargo, contempla diversas salvedades. Por otra parte, la iniciativa plantea la creación de una Oficina de Conflictos de Intereses, así como la puesta en marcha de un Registro de Actividades y de Bienes y Derechos Patrimoniales. También se contempla un procedimiento sancionador para las posibles infracciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_