El ‘lehendakari’ mantendrá su primera reunión con Rajoy el próximo día 30

El Gobierno central quiere darle a la cita un contenido claramente económico Urkullu buscará acuerdos sobre la crisis, el autogobierno y la gestión del fin de ETA

Rajoy (a la derecha) habla con Urkullu durante su reunión en La Moncloa el pasado 26 de junio.
Rajoy (a la derecha) habla con Urkullu durante su reunión en La Moncloa el pasado 26 de junio.Cristóbal Manuel

La primera reunión oficial entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, desde que este llegó a Ajuria Enea el mes pasado ya tiene fecha. Será el próximo día 30 a mediodía en La Moncloa, según adelantaron fuentes del PP y confirmaron otras del Ejecutivo.

Rajoy quiere darle a la cita, en cuya organización y planteamiento de las cuestiones a tratar ha intervenido el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, un contenido claramente económico, pero otros tres asuntos estarán sobre la mesa: el desafío soberanista abierto en Cataluña, el autogobierno vasco y la gestión del final de ETA.

El lehendakari ha marcado distancias con la propuesta independentista de Artur Mas y esta postura quedará reflejado en su cita con Rajoy, al que le pedirá de forma preferente acuerdos y colaboración del Gobierno central para hacer frente a la crisis, medidas que sirvan para consolidar el fin de la banda armada y la posibilidad de alcanzar consensos sobre el desarrollo del autogobierno vasco. El presidente desea trasladar a Urkullu un mensaje de normalidad en la forma en que su Ejecutivo quiere afrontar el conflicto con Mas y la propuesta de CiU y ERC de convocar una consulta soberanista en 2014, según las fuentes informantes. El año siguiente es la fecha que el PNV se ha marcado para conseguir un nuevo estatus político para Euskadi.

Urkullu, dedicado de forma prioritaria a la economía, ha comenzado con su Ejecutivo la elaboración de un presupuesto que va ser necesariamente restrictivo en un escenario de caída de la recaudación en el que cobra particular importancia desatascar la negociación de la nueva ley quinquenal del Cupo, la cantidad que Euskadi abona a la Administración central por competencias no transferidas y servicios prestados por esta. El litigio se arrastra desde hace cinco años y la disputa entre ambas Administraciones supera ya con amplitud los 500 millones de euros.

El lehendakari ya ha adelantado que pedirá de nuevo al Gobierno un cambio en la política penitenciaria, así como la transferencia de la competencia de prisiones a Euskadi, un planteamiento que los sucesivos Gobiernos centrales han rechazado siempre. Y respecto a la política penitenciaria, la repetida postura tanto del Ejecutivo como del PP es que, tras el plan de reinserción lanzado por Interior en abril pasado, no habrá más movimientos mientras ETA no se disuelva de forma completa.

La última vez que Urkullu estuvo en La Moncloa fue el pasado 26 de junio. Entonces le entregó a Rajoy un documento que marca la hoja de ruta del PNV en el escenario posterior al cese definitivo del terrorismo. Es una propuesta basada en tres patas: víctimas, presos y concesiones de terceros grados y la reinserción "cuando corresponda" junto a la normalización de la convivencia en su conjunto. Los principios que ahora tratará de aplicar al frente del Gobierno vasco.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Antes, el próximo lunes Urkullu será recibido por el Rey en el Palacio de la Zarzuela en una cita protocolaria tras la designación del lehendakari, similar a la que don Juan Carlos ha mantenido hoy con el presidente gallego, Alberto Núñez-Feijóo.

Sobre la firma

Javier Rivas

Forma parte del equipo de Opinión, tras ser Redactor Jefe de la Unidad de Edición y responsable de Cierre. Ha desarrollado toda su carrera profesional en EL PAÍS, donde ha trabajado en las secciones de Nacional y Mesa de Cierre y en las delegaciones de Andalucía y País Vasco.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS