La contaminación da una tregua a Madrid

La capital mejora su calidad del aire, pero aún tiene 10 puntos con registros ilegales. Ecologistas en Acción critica que ni con tiempo favorable y la crisis consigue cumplir

Perfil de Madrid el pasado abril.
Perfil de Madrid el pasado abril.Cristobal Manuel

Tras un año desastroso en lo que a calidad del aire se refiere, Madrid mejoró sus registros de contaminación en 2012. De forma considerable. El gran problema de la capital es el dióxido de nitrógeno (NO2), un gas irritante de las vías respiratorias procedente del tráfico, para el que la Unión Europea estableció un límite de obligado cumplimiento desde 2010.

Ese año la ahora alcaldesa, Ana Botella, tuvo que reconocer que Madrid estaba en registros ilegales: marcó 44 microgramos por metro cúbico de NO2, cuando el límite europeo era de 40. Al año siguiente, no solo no mejoró, sino que empeoró: 45 microgramos. Pero 2012 ha dado un respiro a Botella: la media de las estaciones ha sido de 39. Lo ha reconocido esta mañana Ecologistas en Acción, durante la presentación de su informe anual de la calidad del aire de la capital, basado en los datos oficiales de la red de medición municipal.

Sin embargo, que nadie se lleve a engaño, subrayan desde la organización ecologista. La media de las 24 estaciones de la red municipal de medición es relevante para ver tendencias, pero a efectos de legislación comunitaria y de posibles multas por incumplimiento de una directiva, lo que cuenta son los registros de cada estación. Y resulta que Madrid sigue teniendo 10 (11 según Ecologistas, pues una marca exactamente 40) de ellas en límites ilegales. En Fernández Ladreda (plaza Elíptica), por ejemplo, se registraron el año pasado 57 microgramos por metro cúbico. En Escuelas Aguirre, en pleno centro de Madrid, 51. En plaza de Castilla, 47. En Ecologistas en Acción resaltan que la mala calidad del aire continúa pese a la reducción del tráfico derivada de la crisis y una meteorología favorable.

Fuente: Ecologistas en Acción con datos del Ayuntamiento de Madrid.
Fuente: Ecologistas en Acción con datos del Ayuntamiento de Madrid.EL PAÍS

Madrid está pendiente de conocer la decisión de la Comisión Europea sobre la prórroga que pidió el año pasado por incumplir la legislación de calidad del aire. La solicitó seis meses después que la Comunidad de Madrid, por lo que previsiblemente aún tendrá que esperar para conocer el resultado. La región recibió su respuesta el mes pasado: Bruselas le concede un año más (hasta el 1 de enero de 2014) para cumplir los límites en las zonas del Corredor del Henares y Urbana Sur.

“Nos hemos quedado estupefactos”, ha asegurado Juan Bárcena, de Ecologistas, esta mañana durante la presentación del informe. “No entendemos cómo Bruselas dice que los planes en marcha son adecuados, cuando lo único que tenía la Comunidad, el Plan Azul, acabó su vigencia en 2012 “, ha añadido. La Comisión denegó la moratoria a Barcelona hace unos meses. “Y eso que allí al menos pueden argumentar que hicieron algo para mejorar la calidad del aire: la Ley de movilidad sostenible, la reducción a 80 kilómetros por hora de la velocidad en las entradas a la ciudad…”, enumera Bárcena.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Más información
Botella admite que la ciudad supera los límites legales de contaminación
El aire de Madrid empeora en 2011
Botella pide al fin la prórroga a Europa por superar el límite de contaminación
Bruselas permite a González seguir superando el límite de contaminación
La UE se niega a dar a Barcelona una moratoria para la contaminación

Ecologistas en Acción ha criticado el Plan de calidad del aire de la ciudad de Madrid 2011-2015, que se aprobó 16 meses después de que terminara la vigencia del anterior y “como formalidad” para poder solicitar la prórroga. La Comisión Europea exige que los Estados justifiquen que han hecho todo lo posible para reducir la contaminación y que presenten planes realistas para asegurar que cumplirán si se les da más tiempo. “Incluso antes de que se aprobara el plan se aplazaron algunas de sus medidas por falta de presupuesto, como la peatonalización de varias calles céntricas o medidas de promoción de la bicicleta”, dicen en la organización ecologista.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS