Griñán y Zoido aparcan diferencias en el arranque de la negociación del pacto

El presidente del PP pide a los dirigentes de su partido prudencia en sus declaraciones “Hay voluntad de diálogo”, afirma la consejera Susana Díaz

Griñán y Zoido, este lunes en la sede de la Presidencia de la Junta.
Griñán y Zoido, este lunes en la sede de la Presidencia de la Junta.Paco Puentes

Un pacífico paréntesis se ha abierto este lunes en el juego político andaluz. PSOE y PP se han olvidado de los discursos enfrentados que mantienen y han tirado de buenas formas y voluntarismo. El presidente regional de los populares, Juan Ignacio Zoido, ha evitado hablar de corrupción en la Junta. La consejera de la Presidencia, la socialista Susana Díaz, no ha mencionado las supuestas discriminaciones del Ejecutivo de Mariano Rajoy a Andalucía. Tocaba aparcar momentáneamente las diferencias en el arranque de las negociaciones sobre el denominado pacto por Andalucía, que impulsa la Junta y en el que se quiere implicar también a la sociedad.

Tras hora y media de reunión cordial entre el socialista José Antonio Griñán, presidente de la Junta, y Zoido se ha trasladado un cierto optimismo. "Soy moderadamente optimista", ha dicho Zoido. "Hay voluntad de diálogo", ha añadido Susana Díaz, quien ha hablado en nombre de Griñán. El presidente andaluz ha comenzado así, con una reunión con Zoido en el Palacio de San Telmo, la ronda de negociaciones de este acuerdo, que quiere cerrar con los partidos y con los agentes sociales.

Tras el encuentro, Díaz y Zoido han comparecido ante los periodistas por separado. Pero su discurso ha sido muy parecido. Ambos entienden que la sociedad reclama un pacto entre los partidos políticos para abordar la salida a la crisis económica y al altísimo desempleo que padece la comunidad.

Ocho puntos

La propuesta de partida del presidente de la Junta consta de ocho puntos:

"Gran acuerdo por el empleo que sustituya la especulación por economía productiva".

"Acuerdo por la inclusión social para que en la salida de la crisis no dejemos a nadie en el camino".

"Acuerdo por la juventud"

"Acuerdo por el mundo rural"

"La defensa y consolidación de la sanidad pública"

"La defensa de la educación pública"

"Acuerdo por la cultura"

"Defensa del Estatuto andaluz y de la inclusión de Andalucía en un modelo territorial cooperativo y una Europa más democrática"

Pero ambos también son conscientes de los muchísimos asuntos que los separan. Por eso este lunes, en el arranque de las conversaciones oficiales, han preferido centrarse en lo que les podría unir. "Aparcaremos en un principio las diferencias", ha dicho Díaz. "Hay que partir de aquellos aspectos en los que antes podamos llegar a un acuerdo", ha añadido Zoido. "No es momento de defraudar las expectativas", ha insistido el también alcalde popular de Sevilla. Interrogado sobre los puntos en los que las dos formaciones pueden estar más cercanas, Zoido ha señalado campos como la cultura, los servicios sociales o algunas políticas de empleo. No se mencionaron otros importantes como la educación o la sanidad, donde los dos partidos mantienen duros enfrentamientos debido a las medidas que está adoptando el Gobierno central.

Para llegar a este acuerdo los partidos —en principio son cuatro: PSOE, PP, IU y PA— constituirán una mesa en el Parlamento regional, ya que aspiran a que el pacto se refrende en esta Cámara. Y pretenden contar con la sociedad. Zoido y Díaz han dicho que el acuerdo debe ser de "abajo a arriba". Por eso, escucharán a los diferentes agentes sociales —sindicatos y patronal, por ejemplo— y afectados por esta crisis. El vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, ha pedido también este lunes que Internet se emplee para que los ciudadanos puedan hacer llegar sus propuestas para el pacto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pese al mensaje voluntarista que Zoido y la consejera han lanzado tras la reunión, el encuentro ha estado precedido por el escepticismo, por las dudas sobre la posibilidad de que se alcance un acuerdo entre estos dos partidos y un tercer actor fundamental: IU, socio de gobierno de los socialistas en la Junta.

Ese escepticismo lo han extendido los dirigentes andaluces de PSOE, PP y la coalición de izquierdas. Diego Valderas, coordinador regional de IU y vicepresidente de la Junta, sostuvo este fin de semana que cree “casi imposible” que el PP entre en el acuerdo. El secretario general de los populares andaluces, José Luis Sanz, afirmó la semana anterior que no esperaba "absolutamente nada" del encuentro que se ha celebrado este lunes en Sevilla.

Zoido quiere que esto cambie. Tras la reunión ha anunciado que él y su partido van a "imponer la racionalización y la prudencia en las declaraciones". Ha pedido a Griñán que haga lo mismo dentro del PSOE y, especialmente, en el caso de IU y Valderas. "Hay que huir de calificativos que puedan entorpecer una negociación", ha afirmado el responsable de los populares. Sin embargo, Díaz no ha querido entrar en este asunto. "El comportamiento de cada partido es responsabilidad de cada partido", ha señalado respecto a la formación de Valderas.

Pese a que el tono del discurso pueda rebajarse, al PP y PSOE les separan importantes cuestiones de fondo. "El pacto busca una salida distinta a la crisis", ha afirmado la consejera Díaz. Se entiende que distinta a la que está aplicando el PP en el Gobierno central.

La Constitución los separa

José Antonio Griñán se ha reunido la tarde de este lunes con el vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, también para abordar el pacto. Tras el encuentro, Jiménez ha reconocido que su formación está dispuesta a realizar alguna "renuncia".

Horas antes, Juan Ignacio Zoido, presidente del PP andaluz, ha entregado a Griñán un documento con diez puntos para este pacto. El presidente de la Junta ya presentó la semana pasada sus "ocho grandes ejes del pacto". Según Susana Díaz, consejera de la Presidencia, ambos documentos son "perfectamente compatibles".

Pero, para que sean compatibles, PP o PSOE tendrían que renunciar a planteamientos de calado. El último punto del documento de Griñán hace referencia a la "defensa del Estatuto" y la apuesta por "cerrar el modelo definiendo claramente las competencias y determinar la financiación de esas competencias desde la Constitución". Es decir, los socialistas entienden que sería necesario modificar la Carta Magna, algo que encaja con la senda federalista que el PSOE andaluz está impulsando.

Pero Zoido ha puesto este lunes como único límite para el pacto la Constitución, que ha rechazado modificar. De hecho, en el documento que ha llevado a San Telmo se dice: "No es tiempo de experimentos, es tiempo de reformas que den solución a los problemas de los ciudadanos desde la sensatez, la unidad y el proyecto común que representa la Constitución y la marca España". Y se añade: "Ningún otro modelo mejoraría la vida de los andaluces, y por eso apostamos por la Constitución y nuestro Estatuto (...) Para los andaluces son perjudiciales los proyectos separatistas y las formulaciones federalistas".

Sobre la firma

Manuel Planelles

Periodista especializado en información sobre cambio climático, medio ambiente y energía. Ha cubierto las negociaciones climáticas más importantes de los últimos años. Antes trabajó en la redacción de Andalucía de EL PAÍS y ejerció como corresponsal en Córdoba. Ha colaborado en otros medios como la Cadena Ser y 20 minutos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS