JUSTICIA

Doce miembros de una mafia rusa aceptan penas de cárcel tras un acuerdo con el fiscal

Entre los condenados no se encontraban otros ocho acusados, declarados en rebeldía

Doce miembros de una mafia rusa aceptan penas de cárcel tras un acuerdo con el fiscal.
Doce miembros de una mafia rusa aceptan penas de cárcel tras un acuerdo con el fiscal.juan herrero (efe)

Doce integrantes de una mafia rusa que operaba en Euskadi y Cataluña ha sido condenados por la Audiencia de Gipuzkoa a penas que suman 14 años y siete meses de prisión tras lograr un acuerdo con la Fiscalía justo antes de iniciarse el juicio oral.

Entre los condenados no se encontraban otros ocho acusados de pertenecer a la red mafiosa al estar declarados en rebeldía. El principal imputado, hijo de un niño de la guerra afincado desde hace años en Gipuzkoa y que tiene la doble nacionalidad rusa y española, ha visto rebajada la pena de16 a 4 años, 6 meses y un día de prisión.

Los integrantes de la mafia rusa, ocho hombres y cuatro mujeres, han aceptado su culpabilidad de los delitos contra la salud pública, tentativa de extorsión, pertenencia a grupo criminal, receptación, falsificación en documento público y tenencia ilícita de armas.

El acuerdo y la reducción de las penas evitarán el ingreso en prisión de los encausados. De este modo, el líder del grupo será el único que volverá a la cárcel, aunque ya ha cumplido dos de los cuatro años que le corresponden. Tres de los cuatro años de condena que se le aplican se deben al medio kilo de cocaína que encontraron en su vivienda.

El acuerdo evitará el ingreso en prisión de los encausados

Según la Fiscalía, el principal acusado disfrutaba de un elevado nivel de vida y utilizaba vehículos de gama alta, uno de ellos valorado en más de 95.000 euros, a pesar de no tener ninguna actividad laboral.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La operación denominada Nala, iniciada a mediados de 2007 por la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil, logró desarticular parte de la estructura de esta mafia en territorio guipuzcoano. Este hecho fue aprovechado por un georgiano, asentado hasta entonces en Cataluña, para hacerse con el mando de la organización.

Al citado grupo se le imputan diferentes delitos como la supuesta recolecta de cantidades de dinero en efectivo a ciudadanos originarios del Este de Europa residentes en Gipuzkoa a cambio de garantizar su propia seguridad y la de sus negocios, o el robo en comercios guipuzcoanos y de Barcelona de electrodomésticos, consolas, ropa o perfumes. Además, presuntamente, organizaron el secuestro de un empresario georgiano en Bilbao.

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS