Arquitecto Gaudí

Dos libros, dos exposiciones y un documental reivindican al autor por encima del fenómeno turístico

Escalera de acceso al piso noble de la Casa Batlló de Barcelona.
Escalera de acceso al piso noble de la Casa Batlló de Barcelona.PERE VIVAS

Antoni Gaudí huyó de la proyección pública y no estuvo pendiente de lo que ocurría en el mundo arquitectónico europeo de los primeros años del siglo XX. Pero de ser un autor rechazado e incomprendido por su obra, ha pasado a atraer a millones de personas y está considerado un arquitecto estrella, como muchos de los que construyen edificios en la actualidad. Todo lo que lleva la firma de Gaudí es sinónimo de popularidad, fama y de pingües beneficios. Sin embargo, son muchos los que opinan que el éxito de Gaudí no es sinónimo de conocimiento, ya que la mayoría de los que caen rendidos ante sus edificios, solo lo conocen de forma superficial y casi anecdótica. En apenas una semana se han presentando en Barcelona dos libros, dos exposiciones y un documental que reivindican al arquitecto Gaudí, como autor de una obra libre, moderna e irrepetible.

El crítico e historiador del arte Daniel Giralt-Miracle, considerado uno de los mayores especialistas en el arquitecto de Reus, tras estudiarlo durante 30 años, firma los dos nuevos libros: En Gaudí esencial (Librosdevanguardia), tras analizar su contexto histórico, la importancia de la naturaleza y la geometría —con formas como el hiperboloide y el helicoloide axial—, su taller y los materiales empleados, repasa sus 16 obras construidas, ordenadas cronológicamente, desde la nave de blanqueo de la Cooperativa Obrera Mataronense (construida en 1883), hasta la Sagrada Familia, su última obra, pasando por la Casa Vicens, el Palau Güell, la Casa Batlló y la Casa Milà, todos en Barcelona, pero también El Capricho, construido en Comillas, el Palacio Episcopal de Astorga o la Casa de los Botines de León, y sus proyectos no realizados, como el hotel Attraction, que Gaudí ideó en 1908 para Manhattan y que, con 360 metros, habría sido el más alto de Nueva York. La obra incluye las claves, según Giralt-Miracle, para interpretar su obra, por lo que convierte al libro en un excelente manual de referencia.

Maqueta de La Pedrera y fotografía de los siete arquitectos que exponen sus construcciones junto a la de Gaudí.
Maqueta de La Pedrera y fotografía de los siete arquitectos que exponen sus construcciones junto a la de Gaudí.JOAN SÁNCHEZ

El segundo de los libros: Casa Batlló. Luz y color (Triangle Postals) tiene a este edificio del número 43 del paseo de Gràcia como protagonista absoluto y se publica a los 10 años de su apertura al público. “Hay que subir el nivel del homo turisticus para liberar a Gaudí del mundo kitsch en el que está sumido”, aseguró el propio Giralt-Miracle durante la presentación del libro en una de las estancias de la casa, mientras los turistas recorrían el edificio de arriba abajo. Para el experto, esta vivienda, que visitan más de 700.000 personas anualmente, es “la auténtica joya del modernismo, porque concentra el mayor número de elementos gaudianos en menos metros cuadrados”.

El libro tiene otros dos textos, uno de Jaume Sanmartí, director de la cátedra Gaudí de la UPC, que analiza la evolución arquitectónica de Gaudí, desde la austera Casa Calvet (1899) hasta la explosión innovadora de la Casa Milà (1912). “Muchas veces la dimensión del Gaudí arquitecto queda oculta por cosas más anecdóticas y superficiales, cuando no patrioteras, tópicas o pueblerinas”, aseguró Sanmartí, con la claridad que le caracteriza. El tercer texto es de Joan Bassegoda, máxima autoridad de Gaudí hasta su fallecimiento hace unos meses, en el que explica las vicisitudes, sobre todo técnicas, a las que tuvo que hacer frente Gaudí para rehabilitar esta vivienda.

Giralt-Miracle: “Hay que subir el nivel para liberar a Gaudí del mundo kitsch”

Con planos de las tres viviendas inéditos, el libro es un placer para la vista ya que cuenta con gran cantidad de fotografías, muchas históricas poco o nada vistas y otras recientes, con detalles que escapan al objetivo de los turistas.

Sagrada. El misterio de la creación es un documental rodado, durante cuatro años, por el suizo Stefan Haupt. Tras su estreno mundial en el festival de Locarno en agosto, se puede ver en salas de Suiza, Alemania, Austria y Polonia, mientras espera distribuidor y fecha de estreno en España. Se trata de una biografía del proyecto más ambicioso de Gaudí —que 3,2 millones de personas visitaron en 2011—, contada a partir de espectaculares imágenes, sobre todo las exteriores aéreas, y declaraciones de más de 20 personalidades relacionadas con el edificio que ha cumplido 125 años en obras. El filme recoge algunas de las polémicas que lo han rodeado, sobre todo la continuidad de los trabajos en época reciente. Unos trabajos que el arquitecto David Mackay no duda en calificar de “after Gaudí” y de “Disneylandia”.

Sammartí: “Queda oculto por cosas más anecdóticas, tópicas o patrioteras”

Otra de las obras de Gaudí, la Casa Milà (1,2 millones de visitantes en 2011), expone desde noviembre Las otras Pedreras. Arquitectura y diseño en el mundo de principios del siglo XX, en la que sus dueños: la nueva Fundación Catalunya-La Pedrera; ponen al mismo nivel este edificio con otros seis, tan rupturistas como ella, construidos en la misma época por arquitectos tan visionarios como Gaudí. La lista es de primera: Víctor Horta, Héctor Guimard, Charles Mackintosh, Joseff Hoffman y Adolf Loos y el americano Frank Lloyd Wright. En la magnífica exposición comisariada por Juli Capella, queda claro que estos siete edificios dieron esquinazo al clasicismo del momento. En la otra punta de la ciudad, en el Museo de la Música, se compara la obra, y sobre todo la espiritualidad, del compositor Frederic Mompou y Gaudí y su inspiración a partir de la naturaleza, a partir de fotografías de Marc Llimargas. El recorrido concluye con la sugerente idea de que la Sagrada Familia es, además de un edificio, un enorme órgano con 12 torres perforadas a modo de tubos de un instrumento con campanas.

Son propuestas para leer, ver o visitar y, en definitiva, para redescubrir al arquitecto, tan cercano y tan desconocido, que no deja de sorprendernos cada día.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50