Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición denuncia el “radicalismo” del nuevo Gobierno catalán

El PP tacha de “talibanes y separatistas sometidos a ERC” al nuevo Ejecutivo de Artur Mas

Oriol Junqueras asegura que “no ha tenido ningún papel” en la elección de los consejeros

Los partidos catalanes de la oposición, con la excepción de Esquerra Republicana (socio de CiU en esta legislatura) han denunciado este jueves el “radicalismo” del nuevo Ejecutivo de Artur Mas por el nombramiento de Francesc Homs, de marcado perfil independentista, como nuevo consejero de Presidencia y Asuntos Exteriores. La oposición ha lamentado la línea continuista de los recortes, con la permanencia de los consejeros que más se han afanado con las tijeras: Boi Ruiz, en Salud, e Irene Rigau, en Enseñanza.

“Es un gobierno continuista en todo lo relacionado con los recortes”, ha señalado el portavoz del PSC, Jaume Collboni, quien ha criticado especialmente a Rigau y Ruiz por su “mala gestión y los recortes lineales”. Ha sido en educación y sanidad donde se ha notado con especial dureza la austeridad de Artur Mas: se han reducido los presupuestos de educación y sanidad en un 12%, las matrículas universitarias se han encarecido hasta un 66,7%, se ha implantado el euro por receta, se han cerrado quirófanos y plantas de hospitales y las listas de espera han aumentado en un 43’1%. Collboni también ha considerado que, con el nombramiento de Homs como consejero de Presidencia, el nuevo Gobierno catalán está “más radicalizado”, ya que gana poder el núcleo más independentista de CiU.

Más contundente ha sido la presidenta del Partido Popular, Alicia Sánchez Camacho, quien ha tachado de “talibanes, separatistas y radicales sometidos a ERC” al nuevo Ejecutivo, cuyo objetivo es, según la líder popular, buscar la ruptura de Cataluña con el resto de España. Camacho considera que los sectores “más moderados y dialogantes de CiU” han sido sustituidos por “partidarios de la confrontación”, en referencia a Homs.

Para Sánchez Camacho, el nuevo consejero de Presidencia es el “responsable e ideólogo del rumbo de colisión” y su Consejería el resultado de los “delirios independentistas y de fractura social de Artur Mas”. De hecho, Homs fue quien marcó la hoja de ruta en materia soberanista del gobierno catalán en la pasada legislatura, primero con el pacto fiscal y después con la convocatoria de una consulta secesionista.

Iniciativa per Cataluña también ha lamentado el “continuismo” del nuevo gobierno, tanto de los “diseñadores” de los recortes -Andreu Mas-Colell como consejero de Economía-, como de sus “ejecutores”, en referencia a Rigau y Ruiz. “Es la segunda parte de lo visto hasta ahora: más recortes y privatizaciones. No hay un giro social como anunció Mas en el pacto”, ha espetado la portavoz ecosocialista, Dolors Camats.

Desde Ciutadans, Jordi Cañas ha tachado de “apóstoles del separatismo” a los 12 consejeros de Mas y ha considerado que el Presidente de la Generalitat ha premiado a “los radicales, como Francesc Homs y Felip Puig”. El portavoz de C's ha cargado con especial dureza contra Mas-Colell, a quien ha responsabilizado de la “fallida de las finanzas públicas catalanas” y ha atacado al nuevo consejero de Justicia, Germà Gordó, por su presunta vinculación con el caso ITV. “Podría ser el primer consejero que vemos delante y detrás de la justicia”, ha señalado.

El único partido que ha visto con buenos ojos el nuevo gobierno ha sido Esquerra Republicana. Su presidente, Oriol Junqueras, ha afirmado que no ha tenido “ningún papel” en la elección de los consejeros y que confía en que “estén a la altura de los retos que tiene planteados Cataluña en esta legislatura”. El líder independentista, que ha valorado “muy positivamente” la creación de la consejería de Asuntos Exteriores, también ha pedido “sensibilidad ante el sufrimiento de los ciudadanos”, en clara alusión a Rigau y Ruiz. “Lo más importante no es quién estará al frente de las consejerías, sino las políticas que hagan y los recursos de que dispongan”, ha añadido.