Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ingresos de la Generalitat descendieron casi un 19% en dos años

El informe de la Sindicatura de Comptes de 2011 revela un fondo de maniobra negativo del Consell de más de 15.000 millones

El Síndic Major de Comptes, Rafael Vicente Queralt (izquierda), entrega al presidente de las Cortes, Juan Cotino, el informe de 2011.
El Síndic Major de Comptes, Rafael Vicente Queralt (izquierda), entrega al presidente de las Cortes, Juan Cotino, el informe de 2011.

El Síndic Major de Comptes, Rafael Vicente Queralt, entregó esta mañana en las Cortes Valencianas el informe de fiscalización de las Cuentas de la Generalitat correspondiente a 2011. Queralt puso como ejemplo de la situación crítica que refleja la auditoría el hecho de que los ingresos descendieron más de un 18% (un 18,9% concretamente) entre los años 2010 y 2011. Así, mientras en 2010 cayeron un 10,6% sobre lo presupuestado, en 2011 lo hicieron un 8,3%. Según Queralt, ello refleja “una situación de crisis sobre la que se han empezado a tomar medidas”, algunas de ellas con efectos ya en 2011.

Además de con un déficit que superó los 5.000 millones de euros, la Generalitat cerró el ejercicio presupuestario de 2011 con un fondo de maniobra negativo, concepto que recoge la diferencia entre los acreedores a corto plazo y el activo del que se dispone, que superaba los 15.525 millones de euros.

El endeudamiento financiero ascendía en 2011 a 14.451 millones (con un significativo aumento en relación con los 12.577 millones del año anterior), aunque la Sindicatura añade que, si se contabilizaran los convenios con la Feria de Valencia y las Universidades públicas, habría que sumar otros 831,8 millones de euros.

El afloramiento de la deuda oculta ha sido uno de los caballos de batalla en los planes de ajustes y austeridad a lo largo de 2012. El Síndic Major señaló que “ha habido un esfuerzo considerable por reducir esta situación” y puso como ejemplo que, frente a los 1.343 millones de obligaciones no reconocidas en el área de sanidad en 2010, en 2011 la cifra se redujo a 77,7 millones. Sin embargo, a esa cifra hay que sumar otros 222,8 millones de gasto farmacéutico no contabilizados. Con ello, las denominadas “facturas en el cajón” ascendían al cierre de 2011 a cerca de 300 millones de euros.

Queralt dice que para controlar a la Sindicatura hay que cambiar la ley con mayoría cualificada

Queralt, que ha destacado que el informe de fiscalización ha sido aprobado por unanimidad de los tres síndics que constituyen el Consejo de la Sindicatura, ha defendido la “independencia” de la institución y, en relación con el artículo de los Presupuestos de la Generalitat de 2013, aprobados el jueves, que prevé el control por la Generalitat de la ejecución presupuestaria del propio organismo fiscalizador, advirtió: “Esa medida requeriría una modificación de nuestra propia ley con mayoría cualificada”. Con ello, indicaba que es necesario consensuar con la oposición cualquier cambio del estatus de la Sindicatura.