Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP “tiende la mano para la consulta y alza "el puño contra los recortes"

Mas muestra su cara más amable y elogia la “autenticidad” del partido

El diputado de la CUP David Fernàndez, en el Parlament.
El diputado de la CUP David Fernàndez, en el Parlament.

La Candidatura d'Unitat Popular debutó en el Parlament y concentró los comentarios. No solo por la vestimenta desenfadada de sus diputados, tema recurrente en los pasillos, sino por el discurso que ofreció su líder parlamentario, David Fernández. En un tono muy pausado, Fernández hizo un dibujo global de la crisis y se extendió en sus problemas en Cataluña. El diputado de la CUP ofreció al presidente Artur Mas colaborar en la consulta, pero manifestó su total rechazo a los recortes. “Mano tendida para la autodeterminación de este pueblo, y el puño bien cerrado contra los recortes”, resumió.

El diputado de la CUP hizo un retrato de la crisis en lo que llama los Països Catalans (Cataluña, Islas Baleares, y Comunidad Valenciana), con “3 millones de pobres, 1,7 millones de parados y 150.000 personas desahuciadas en los últimos cinco años” y defendió las alternativas al capitalismo para solucionar la situación. En un discurso en el que intentó no dejarse nada, pidió una moratoria contra los desahucios y mantuvo que la dación en pago solo depende de la voluntad política. También defendió la inmersión y lanzó un dardo a los diputados del PP y Ciutadans, a los que afeó que hagan la “guerra contra la lengua” por doce familias que piden ser escolarizadas en castellano. No obvió tampoco el rechazo a las pelotas de goma, recalcando que los Mossos d'Esquadra tienen otros elementos de disuasión.

Mas mostró su cara más amable ante la CUP. Celebró su oferta para sumarse a la consulta y discrepó en tono pausado de las visiones económicas. Tras el debate, Mas elogió al partido por su “autenticidad”.