Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ente público justifica la paga extra por el esfuerzo hecho tras el pufo de Emarsa

"Los empleados están trabajado en año y pico más que en toda su vida", afirma el presidente de Emshi y alcalde popular de Tavernes Blanques

En el centro, Arturo Ros, presidente de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulico y alcalde popular de Manises
En el centro, Arturo Ros, presidente de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulico y alcalde popular de Manises

Arturo Ros, presidente de la Empresa Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), ha ofrecido este jueves una curiosa explicación para justificar una paga extra —gratificación expresamente prohibida por el Gobierno— a sus trabajadores estas Navidades: “En año y medio están trabajando más que en toda su vida”, ha afirmado Ros, que justificó a Efe ese pico de actividad en las consecuencias que ha tenido para Emshi el saqueo y quiebra de Emarsa, la depuradora de Valencia, y la posterior investigación judicial a la que ha dado lugar. Fuentes de la Delegación del Gobierno en Valencia señalaron que enviarán un requerimiento a Emshi para conocer el acuerdo por el que se ha aprobado la medida, ya que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha anunciado su intención de impedir tanto el abono de la extra como “cualquier desvirtuación de la efectividad de la medida” a través de pagos camuflados en otros conceptos.

El presidente de Emshi, que es también alcalde popular de Tavernes Blanques, ya ha afirmado que se trata de un importe menor; sumado al complemento de productividad que también cobrarán, no representa “ni la mitad” de la tradicional extra de Navidad, ha declarado.

Emshi era hasta hace dos años la propietaria de Emarsa, y por tanto el presidente de la primera lo era también de la depuradora. La última persona que simultaneó ambos cargos, hasta que en 2010 Emarsa fue liquidada con un agujero de 17 millones de euros provocado por la defraudación masiva de sus fondos, fue Enrique Crespo. Entonces Crespo era alcalde de Manises también por el PP y vicepresidente de la Diputación de Valencia. Hoy no ocupa ningún cargo y está imputado por los supuestos delitos de malversación de caudales públicos, estafa y delitos societarios.

El magistrado instructor del caso Emarsa ha embargado, por otro lado, un vehículo, dos cuentas corrientes y otros productos bancarios a Cristina Segarra, esposa de otro de los principales imputados en la causa, el exgerente de Emarsa y excargo popular en Valencia Esteban Cuesta.