Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez días entre temblores

Alarma entre los vecinos de Torreperogil (Jaén) ante el incremento de los movimientos sísmicos

El Instituto Geográfico Nacional pide tranquilidad

Una estación móvil controla los movimientos sísmicos en Torreperogil. Ampliar foto
Una estación móvil controla los movimientos sísmicos en Torreperogil.

"Es como sentir una bomba cerca de ti, la gente tiene miedo". José Lendínez expresa el sentir de los vecinos de Torreperogil (Jaén) después de que en esa localidad se hayan registrado casi 150 movimientos sísmicos en los últimos 10 días. Se trata de un fenómeno que, por no ser habitual, tiene sobresaltados a los ciudadanos de la comarca de La Loma de Úbeda y que ha motivado que el Instituto Geográfico Nacional desplace una estación sísmica a la zona.

En la plaza del Ayuntamiento de Torreperogil, una localidad de poco más de 7.000 habitantes, el tema de conversación de los vecinos no puede ser otro. "No he podido dormir en toda la noche, las sacudidas no han parado", señala Juan Hidalgo, el propietario de un pub que creía que había explotado la caldera del gas cuando sintió a las cinco de la madrugada un terremoto de magnitud 3,3 y profundidad superficial. Unas horas antes, a las 20.00 del sábado, se produjo el temblor de mayor magnitud de los registrados, 3,5 y una profundidad de tres kilómetros. Entre medias de los dos más grandes, fueron numerosas las réplicas. Mucha gente sale a la calle cada vez que tiembla la tierra y algunos han decidido marcharse a casas de familiares alejadas del pueblo.

El Ayuntamiento de Torreperogil, que desde hace días informa en su página web de las recomendaciones a seguir en caso de terremotos de mayor magnitud, decidió la noche del sábado contratar un vehículo con megafonía que se paseaba por las calles intentando tranquilizar a la población. "Claro que hay un estado de alarma entre la población", confiesa el alcalde accidental, José Ruiz, para quien la información de Instituto Geográfico Nacional no resulta suficiente para calmar los ánimos de sus paisanos. "Quieren escuchar que no pasará nada grave, pero eso nadie se lo puede garantizar".

El Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, comunicó este domingo que realiza el seguimiento permanente de los movimientos sísmicos que se han producido en esta zona de Jaén a lo largo de la semana y, con especial intensidad, durante le fin de semana. En concreto, el sábado se produjeron un total de 11 microterremotos, la mayoría con magnitudes entre 1.5 y 2.4 y profundidades entre 0 y 4 kilómetros.

En las últimas horas, el epicentro de estos movimientos se ha desplazado hasta la vecina localidad de Sabiote, a solo cuatro kilómetros de distancia.

Desde el Instituto Geográfico Nacional, el director de la Red Sísmica, Emilio Carreño, comprende la preocupación de los vecinos, máxime cuando los registros indican que no puede hablarse de una zona sísmica. "Son habituales las series de 200 o 300 pequeños terremotos en pocos días, que llamamos enjambres, que no suelen ser sentidas por la población, pero en este caso sí están siendo percibidos por los vecinos y eso crea una lógica preocupación", afirma. Con los tres sensores de la estación sísmica móvil instalada junto al cementerio de Torreperogil se intenta mejorar el cálculo de la profundidad de estos terremotos.

Al contrario que en el terremoto de Lorca (Murcia) —de magnitud 5.2—, donde había constancia de una falla o una estructura subterránea, en La Loma jiennense no se aprecia este tipo de relieve. ¿Qué está ocurriendo entonces? Carreño apunta a la posibilidad de que "la presión de los sedimentos sobre la corteza terrestre estaría originando pequeñas fracturas sobre las rocas de basamentos a cuatro o cinco kilómetros de profundidad".

Desde la Red Sísmica se llama a la tranquilidad de los vecinos. "No hay que tener miedo", subraya Emilio Carreño, que, no obstante, admite que no se puede dar todas las garantías a los vecinos. "Lo único que podemos decir es que no hay ningún indicio que apunte a un riesgo de un terremoto más intenso".