Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall busca un frente catalán progresista desde su nuevo partido

Nova Esquerra Catalana (NECat) defiende un Estado catalán y la regeneración democrática

La izquierda catalanista debe buscar un nuevo punto de encuentro que difícilmente pueden ofrecer los partidos actuales, especialmente después de la experiencia del tripartito. Con el objetivo de rellenar este hueco echó a andar ayer Nova Esquerra Catalana (NECat), el partido impulsado por el exdirigente del PSC, Ernest Maragall, que busca ser el germen de una izquierda catalanista con vocación de gobierno. El partido celebró su asamblea fundacional en Sitges, un lugar cuando menos simbólico para el socialismo catalán. Fue en esta localidad del Garraf donde en 1994 el sector más catalanista del PSC perdió el control del partido.

Ernest Maragall es desde ayer presidente de NECat. Fue votado por unanimidad entre los 300 miembros fundacionales. Tras la aprobación del llamado Compromís de Sitges, el documento constituyente de NECat, Maragall manifestó su deseo de contribuir a la creación de "una gran fuerza política catalanista progresista que sea capaz de gobernar”. Para facilitar este propósito, la formación permite la doble afiliación de sus todos miembros. “Compartir antes que competir”, declaró Maragall, en un intento de limar asperezas con el que fue su partido hasta hace apenas dos meses.

El exsocialista también anunció que dejará la presidencia del partido dentro de seis meses, cuando se celebre la segunda asamblea de NECat. “Esto es un acto de despedida, seguiré representando al partido, pero contribuiré cada vez menos a dirigirlo”, confesó. La nueva formación defiende un Estado propio para Cataluña, la reactivación económica y la regeneración democrática con medidas concretas.

Entre el público que ayer vio nacer el partido estaban el expresidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, el diputado de ERC, Alfred Bosch, y el vicepresidente de Iniciativa, Jaume Bosch.