Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familias laicas y católicas coinciden en rechazar la reforma de Wert

Las tres confederaciones autonómicas de padres y madres firman un acuerdo infrecuente

Un inusual acuerdo en contra de algunos aspectos de la reforma impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy, fue hecho público este jueves por las confederaciones autonómicas de padres y madres de alumnos, tanto laicas como católicas, tras suscribirlo en el marco de la Mesa de Padres celebrada bajo la presidencia del director general de Ordenación y Centros Docentes, Jorge Cabo Martínez. La Cofederación Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa), la Confederación Valenciana de Asociaciones de Ampas (Covapa) y la Confederación de Ampas Gonzalo Anaya firmaron un escrito de "rechazo al anteproyecto de ley" e instaron al director general a que lo traslade al ministro de Educación.

Es "el concepto de participación de las familias el que consideramos que queda absolutamente cercenado en el anteproyecto de ley orgánica al pretender considerar a los consejos escolares de centro como meros órganos de consulta".  La confederaciones de Ampas valencianas consideran que aunque el anteproyecto se decanta formalmente por una mayor rendición de cuentas, "incomprensiblemente elimina cualquier posibilidad de que la comunidad educativa del centro ejerza cualquier control democrático sobre las actuaciones de un director que asume todo el poder".

Rechazan, asimismo, "un modelo de escuela funcionarial estatal politizado" y abogan por "un modelo de escuela pública profesionalizada que considere al alumnado como el eje principal de su actividad".

La Consejería de Educación, por otra parte, informó de que las tres confederaciones que integran la Mesa de Padres, Gonzalo Anaya, COVAPA y CONCAPA, habían respaldado la iniciativa oficial de dar acceso a las familias a los resultados de las pruebas de evaluación diagnóstica de los centros académicos antes de escolarizar a sus hijos. Explicaba también que la consejera de Educación, Cultura y Deporte, María José Catalá, se reunió el pasado martes con las tres confederaciones. Durante el encuentro, indican estas fuentes, se expuso la redacción de la nueva normativa que regulará las pruebas de evaluación diagnóstica en la Comunitat, que pretende "dotar de más transparencia" a los resultados obtenidos.

La confederación Gonzalo Anaya, salió al paso de esta información con un comunicado  en el que aclaraba que considera los resultados obtenidos por los centros en las evaluaciones diagnósticas como "una información interna para los consejos escolares y claustro y, sobre todo, para que la Consejeería de Educación, responsable de los centros educativos sostenidos con fondos públicos, implemente medidas y destine recursos económicos y humanos para mejorar los resultados y compensar la desigualdades que puedan detectarse entre los centros educativos".  Añadía que como defensores de "la educación pública integradora, universal y laica y en valencià", consideran que "difundir la evaluación diagnostica para nada mejorará el sistema educativo".