Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escuela catalana saldrá a la calle el día 13 para defender la inmersión

Los convocantes aseguran que la nueva ley de educación es "un ataque sin precedentes”

La ‘ley Wert’ tendrá una primera respuesta en la calle el próximo jueves 13 de diciembre. La comunidad educativa catalana ha convocado la protesta para mostrar su rechazo por la futura Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), pero también por los recortes actuales y futuros (Cataluña ha anunciado un hachazo de 4.000 millones de euros en los Presupuestos de 2013) que afectan al sector educativo.

El MUCE (Marco Unitario de la Comunidad Educativa), que agrupa a sindicatos, asociaciones de padres, estudiantes y movimientos de renovación pedagógica, ha decidido convocar una “jornada de lucha” para protestar doblemente por la Lomce. Por un lado, rechazan que el catalán quede relegado a una asignatura optativa, cosa que supone, según el MUCE "un ataque sin precedentes a nuestro modelo educativo catalán y a la inmersión lingüística".

Por otro, rechazan otros aspectos de la reforma (avanzar la elección entre FP y Bachillerato a tercero de ESO, el blindaje de las escuelas que separan chicos y chicas o la introducción de reválidas). "Es una ley que no hace más que aumentar la mercantilización y profundizar en la privatización de la enseñanza pública", critica la entidad.

En el marco de esa “jornada de lucha” se han programado actos de protestes al mediodía a los centros y una manifestación a las seis de la tarde, que irá desde plaza Universidad hasta la plaza Sant Jaume, donde se halla la sede de la Generalitat.

Unos días antes, el lunes, la entidad Somescola.cat, que agrupa una veintena de asociaciones del mundo educativa (muchas de ellas también incluídas en el MUCE) han convocado una concentración a las 18.30 horas en la plaza Sant Jaume en defensa del modelo de escuela catalana. Somescola.cat fue una de las promotoras de las movilizaciones de hace un par de años en contra de las sentencias que ponían en cuestión la inmersión lingüística.