Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ingeniero con un liderazgo “innato”

Catedrático de Ingeniería Telemática, Iñaki Goirizelaia (Bilbao, 1958) es un experto en tecnologías de voto electrónico, modalidad que este año la Universidad del País Vasco (UPV) implantaba por vez primera unas elecciones al Rectorado y que, al final, fue motivo de problemas en el recuento. Fue una casualidad en la jornada en que Goirizelaia se convirtió en el primer rector en la historia de la UPV que repite en el cargo.

De aspecto impecable, rostro serio y mirada escrutadora, es un “diplomático” acostumbrado a hacer guiños de distensión durante actos señalados, como las aperturas del curso académico, salvo la de este año, marcada por un cierto sabor de despedida, ante la cercanía de las elecciones en la UPV y también de las autonómicas del 21-O. En este tipo de convocatorias no ha escatimado en recursos y ha lanzado bertsos o no ha tenido reparos en echar mano de YouTube para poner, antes de su discurso, la canción de Pink Floyd Another Brick in the Wall.

Tras su elección hace cuatro años, no dudó en bailar con su grupo de dantza. Pese a todo, algunos sectores universitarios aseguran que tras esos actos y su “carácter carismático” se halla una persona “discreta, e incluso tímida”.

Sus compañeros destacan de él su capacidad “innata” de liderazgo, un rasgo que “desde fuera no se ve”, y su “facilidad para unir tipos de personas, con perfiles muy diferentes, en torno a la Universidad, sin centrarse solo en sus cercanos, los ingenieros”.

Lo demuestra, en otro nivel, su buena relación con la consejera de Educación saliente, la socialista Isabel Celaá, quien cuenta en su equipo como viceconsejera a Marisol Esteban, rival de Goirizelaia en los comicios de 2008.

A la cabeza hoy de una UPV inusitadamente tranquila, también conoce lo que es la gestión de la universidad pública en tiempos de turbulencias, entonces de la mano de su antecesor, Juan Ignacio Pérez, uno de sus nueve contactos en su poco activo perfil de Facebook. Con él fue vicerrector del campus de Bizkaia y de Ordenación Académica. Con Pello Salaburu al frente de la UPV, fue también vicerrector, de Relaciones Universidad-Empresa.

Euskaldun con un profundo convencimiento, no por ello deja de mirar al exterior, una de sus obsesiones como rector. Empeñado en ensalzar las estancias en el extranjero como fórmula que aporta valor académico y vital, ha visto cómo los números de la UPV aún tienen que crecer en ese sentido, tanto en el ámbito de los estudiantes propios que vuelan a universidades extranjeras como en la movilidad de los profesores y en la atracción de alumnos de otros países y comunidades autónomas. De hecho, él mismo participó en uno de esos programas, como profesor visitante en el Stanford Research Institute durante tres años. En 2004, pasó seis meses en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), donde siguió trabajando en tecnologías para el voto electrónico.

Hermano de la abogada de la izquierda abertzale Jone Goirizelaia, lograr un convenio con Instituciones Penitenciarias para conseguir que los presos etarras encarcelados en España estudien en la UPV es uno de los objetivos que no ha alcanzado en su primer mandato. Entre sus logros, destacan los conquistados en la segunda mitad del cuatrienio: el sello de campus de excelencia internacional con el proyecto de agregación Euskampus y la inclusión de la UPV en el ranking de Shanghai, la más famosa de las clasificaciones internacionales de universidades.