Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duras críticas contra la privatización del CAP de L’Escala

Iniciativa, sindicatos y médicos rechazan la decisión de Boi Ruiz

La decisión del Departamento de Salud de adjudicar la gestión del área básica de salud de L’Escala —que comprende un centro de atención primaria (CAP) en la localidad y siete consultorios— al grupo Eulen, una empresa de servicios a empresas, no ha gustado ni en el territorio ni a nivel político. A las críticas de Estanis Puig (PSC), alcalde de la localidad, y Santi Vila (CiU), alcalde de Figueres y presidente de la fundación que hasta ahora gestionaba el área básica, se sumaron ayer ICV, varios sindicatos sanitarios y entidades médicas.

La formación ecosocialista exigió ayer al consejero en funciones, Boi Ruiz, que dé marcha atrás y anule la adjudicación provisional a Eulen. ICV pidió la comparecencia del consejero en la Diputación Permanente para que explique la decisión.

La adjudicación, por primera vez, de la gestión sanitaria de un área básica a una empresa privada con ánimo de lucro y ajena a la atención primaria representa “un gravísimo avance en el proceso de mercantilización y privatización de la sanidad pública”, declaró Josep Vendrell, diputado ecosocialista. La Fundación Salut Empordà, que hasta ahora gestionaba el área básica, recibió el martes la notificación de que Eulen había ganado el concurso público, a pesar de carecer de experiencia en ese campo. La adjudicación se había producido con anterioridad, a pocos días de las elecciones. La fundación anunció que recurrirá, al considerar que el Servei Català de la Salut (CatSalut) no ha tenido en cuenta la experiencia de la entidad y el hecho de que también es el ente gestor del hospital de Figueres y de un centro sociosanitario de la zona.

El Foro Catalán de Atención Primaria, agrupación de profesionales del sector, también fue muy crítico con la decisión. “La privatización de la gestión empeora las condiciones de trabajo de los profesionales, sin mejorar la atención ni rebajar costes”, declaró Manel Ferran, miembro del foro. La entidad no apoya tampoco las otras formas de gestión de ambulatorios que tienen cabida en el modelo catalán, entre ellas las empresas privadas participadas por los propios profesionales.

CC OO expresó su “total estupefacción” por la decisión de la Generalitat. “Promover los beneficios de una empresa privada seguro que acabará empeorando el servicio”, declaró el secretario general del sindicato en Girona, Bertomeu Compte. “Nos extraña que se dé a una empresa sin experiencia en el campo ni en la asistencia a pacientes agudos y crónicos”, opinó Josep Vilaplana, de Metges de Catalunya. “Pensamos que hay intereses por detrás que no acabamos de entender”.

Más información