Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bancaja se convertirá en fundación el martes sin pasar por la asamblea general

La medida está prevista en la ley de reestructuración y resolución de entidades de crédito

Bancaja dejará de existir como tal el 27 de noviembre, según explicó este jueves su presidente, el abogado José María Mas Millet al consejo de administración reunido en sesión extraordinaria. Se convertirá automáticamente en fundación de carácter especial cuyo objetivo será continuar la obra social de la antigua caja y cuyo primer y más acuciante desafío consistirá en lograr fondos para poder desarrollarlas.

Cuando Bancaja se unió a Caja Madrid y otras cinco entidades menores para crear BFA-Bankia se suponía que parte de los beneficios anuales del banco se destinarían a mantener las obras sociales de las cajas. El hundimiento de Bankia, lastrada por la acumulación de activos inmobiliarios tóxicos herencia de la gestión, sobre todo de Caja Madrid y Bancaja, durante la burbuja inmobiliaria, lo han hecho, sin embargo, imposible.

Bankia requiere ayudas públicas por un importe cercano a los 23.500 millones de euros. Y ni está en condiciones de hacer aportaciones a las obras sociales de sus antiguos creadores ni ha parecido muy interesada en formar parte de una fundación que, en el caso valenciano, seguirá controlada en buena medida por la Generalitat a través del nombramiento de patronos, según la información que ha trascendido.

Millet indicó que la Ley de Reestructuración y Resolución de Entidades de Crédito, que entró en vigor el 15 de noviembre, establece un límite de cinco meses para la transformación de las cajas de ahorros en fundaciones de carácter especial desde que perdieron su carácter de entidad financiera. A Bancaja le ocurrió el 27 de junio. A pesar de que la antigua caja fue una de las primeras “en acometer los trámites de su transformación, esta modificación legal hace imposible cumplir los plazos preceptivos para la convocatoria de una asamblea general”, dijo Millet.

Bancaja instará al Consell a regular la nueva fundación siguiendo el borrador de estatutos en el que ha estado trabajando en los últimos meses, y que ha sido revisado por el Instituto Valenciano de Finanzas y el Registro de Fundaciones.