Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Superior considera ilegal que los padres elijan el idioma escolar

Anulado parte del decreto de plurilingüismo de la Xunta de Feijóo

Manifestación contra el nuevo decreto de normalización lingüistica de la Xunta de Galicia en Santiago
Manifestación contra el nuevo decreto de normalización lingüistica de la Xunta de Galicia en Santiago

La Consellería de Educación “abandonó su responsabilidad” cuando “abdicó” en las familias, “sometiendo a votación (de los padres) un aspecto tan fundamental como la lengua que se debe emplear en la etapa de educación infantil”. La sentencia que el pasado miércoles dictó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia y que ayer hizo pública la parte demandante, A Mesa pola Normalización Lingüística, admite parte del recurso sin dejar lugar a dudas: en el decreto del plurilingüismo que sacó adelante el Gobierno de Feijóo para desmontar la maquinaria puesta en marcha por el anterior decreto del gallego, aprobado en 2007 por el bipartito, hay, de momento, dos apartados que los magistrados tachan de “ilegales”.

El primero es el punto 2 del artículo 5, precisamente el que habla de la consulta a los padres sobre la lengua materna predominante en el aula y que marca que el idioma será “determinado” por el centro educativo de acuerdo con el resultado de la encuesta. El segundo es el apartado tercero del artículo 12, en el que la Xunta daba total libertad al alumno para expresarse en el idioma en el que más cómodo se sintiese al contestar al profesor, realizar trabajos o examinarse en aquellas materias que, sin ser Lingua Galega, se impartan en gallego en el colegio.

El uso de la lengua en la que se enseña determinada asignatura, por parte del alumno, es, según recuerda el Tribunal Superior, crucial porque “tiene por finalidad precisamente alcanzar esas destrezas” idiomáticas que prometieron Alberto Núñez Feijóo y el conselleiro Jesús Vázquez cuando, con gran contestación social, aprobaron su decreto.

La declaración de buenas intenciones, por parte de la norma del PP (que dice que el alumno podrá expresarse en la lengua que quiera pero el profesor deberá “procurar” que esta vaya coincidiendo con la de la materia), es una “proclamación vacía”, afirman los tres jueces que dictan la sentencia, José Ramón Chaves García, Fernando Seoane Pesqueira y Julio César Díaz Casales. Este apartado, según los magistrados, es incoherente e ilegal, y además “resulta contrario al fomento del uso progresivo del gallego en la enseñanza que, como mandato imperativo, se contiene en la Lei de Normalizacíón Lingüística”.

La sentencia, recurrible por la Xunta, se refiere a la alegación presentada por A Mesa, pero siguen pendientes otros fallos (sobre cinco recursos más, incluido el del colectivo Galicia Bilingüe que preside Gloria Lago) acerca del mismo decreto. La Consellería de Cultura e Educación comunicó ayer que no tomará “decisiones” hasta que conozca todas las sentencias, y dijo “respetar” la decisión de los magistrados. Carlos Callón, presidente de A Mesa pola Normalización Lingüística, declaró que ayer era “un día de fiesta para el gallego” porque “el decreto del PP está herido de muerte”.

Recientemente, A Mesa publicó un informe en el que denunciaba que, a consecuencia de la consulta a los padres que introdujo el decreto del plurilingüismo, el 96% de los colegios de Infantil de las siete ciudades de la comunidad no contaban ni tan siquiera con un aula en la que los niños de menos de seis años pudiesen optar a su primer contacto con la lengua propia de Galicia.