Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
el debate fiscal

Bizkaia diseña un ‘impuesto para ricos’ el doble de efectivo que el de Bildu

El 90% de la tributación de edificios vizcaínos se hizo con valoraciones de 1970

Contribuyentes en las oficinas de la Hacienda vizcaína en Bilbao, en una de las campañas de la Renta. Ampliar foto
Contribuyentes en las oficinas de la Hacienda vizcaína en Bilbao, en una de las campañas de la Renta.

El proyecto de Impuesto de Patrimonio que ha elaborado Bizkaia resulta más efectivo y recaudará más entre un grupo mayor de contribuyentes que el de Gipuzkoa, que afecta más a las grandes fortunas, al eliminar el denominado “escudo fiscal”, pero lo compensa reduciendo el tipo máximo del 2,5% al 1%. Este es el resultado del primer análisis realizado por varios expertos, a la espera de cómo quedará tras su paso por el Órgano de Coordinación Tributaria, y después por las respectivas Juntas Generales, donde los partidos podrán enmendarlos. De entrada, el proyecto diseñado por el equipo del peneuvista José Luis Bilbao tiene una capacidad recaudatoria en torno a un 40% superior al anterior Impuesto de Patrimonio, mientras que el de Gipuzkoa, denominado de Riqueza y Grandes Fortunas, se quedará en torno a un 20% más, la mitad.

Las dos tasas encarnan una concepción diferente del patrimonio y han sido diseñadas partiendo también de situaciones distintas. Bizkaia ha puesto más énfasis en el nuevo criterio de valoración de los inmuebles, ya que parte de una situación en la que no se ha completado la actualización catastral y, por tanto, los inmuebles tienen un valor imputable ridículo en muchos casos. Gipuzkoa, en cambio, ha preferido eliminar el escudo fiscal para dejar al descubierto la situación real en IRPF y patrimonial de los contribuyentes con más recursos, sin el límite del 60% máximo de la anterior norma.

Hasta ahora, la suma de las cuotas del Impuesto de Patrimonio y el de Sociedades no podía ser superior al 60% de las rentas netas de trabajo, con lo que ese porcentaje era el máximo a tributar. Ello daba lugar a que numerosos contribuyentes reordenaran su patrimonio y enajenaran bienes para eludir el pago, estudiando los limites del escudo fiscal en su caso. Bizkaia, sin embargo, lo mantiene, aunque sube el porcentaje al 65%.

Las medidas que adopta Gipuzkoa, al eliminar ese escudo y, por tanto, ver reducida la cuota de Patrimonio hasta en un 80%, van a hacer que, de forma general, “quienes más tienen entre los que más tienen” se vean obligados a una tributación más elevada. “El impuesto de Bizkaia es más técnico, más pragmático; el de Gipuzkoa es más ideológico, tiene un envoltorio más popular”, asegura un experto tributario consultado por EL PAÍS. Todas las fuentes consultadas coinciden básicamente en esa afirmación.

“La tasa vizcaína es más

técnica, la de Gipuzkoa, más ideológica”, dice un experto

El proyecto de Gipuzkoa va a generar una “reubicación de los contribuyentes”, apareciendo o tributando más algunos que se beneficiaban de la exención y del escudo fiscal. Aunque la caída de la tarifa favorece a los patrimonios de mayor volumen, les perjudica más la supresión del escudo. El impuesto guipuzcoano rascará algo más también al suprimir la exención de los elementos patrimoniales afectos a las actividades económicas y las participaciones en determinadas entidades, cuyo valor pasará ahora por la tarifa, aunque finalmente se bonifique al 75% en la cuota.

Con su nueva formulación, Gipuzkoa tiene previsto recaudar el próximo ejercicio casi ocho millones más de los 36,5 millones que logró el año pasado con el Impuesto de Patrimonio, el 20% más. El diseño vizcaíno se basa en el nuevo sistema de valoración de los inmuebles, ya que de los casi 28.000 incluidos en la declaración de 2011, el 90% tributaron con respecto a valores de 1970.

En cuanto a las medidas contra la evasión en las que Bizkaia ha hecho más hincapié se trata de trabas para aflorar elementos patrimoniales e inmuebles afectos a actividades empresariales. Bizkaia también retoca la tarifa, pero la baja del 2,5% al 2%.

El Órgano de Coordinación Tributaria se volverá a reunir el próximo viernes para analizar los nuevos impuestos y ver si es posible una armonización. Ese mismo día concluye el plazo para presentar enmiendas al impuesto sobre la riqueza en las Juntas Generales de Gipuzkoa.

Más información