Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
SAN SEBASTIÁN

La guerra entre Urgell y Bildu termina por estallar a cuenta de San Telmo

El Ejecutivo retira 150.000 euros que tenía acordados con el museo donostiarra

Un aspecto de la exposición abierta ayer en el Museo San Telmo.
Un aspecto de la exposición abierta ayer en el Museo San Telmo.

La exposición Badu Bada, abierta desde ayer en el Museo San Telmo de San Sebastián, ha terminado por precipitar los múltiples enfrentamientos que a cuenta de la cultura mantiene el Gobierno vasco con las instituciones guipuzcoanas gobernadas por Bildu. La consejería de Cultura, capitaneada en funciones por Blanca Urgell, ha decidido congelar el convenio con el museo, en virtud del cual le otorgaba 300.000 euros al año, y deja en el aire los 150.000 euros que debía abonar antes de finales de año, algo que deberá decidir el Ejecutivo entrante.

La razón de la drástica medida es la decisión del Ayuntamiento de obviar la colaboración del Gobierno en la muestra, y por extensión, menospreciar el acuerdo exclusivo entre la institución y San Telmo, indica Cultura. En la cartelería de la exposición, sobre el euskera, de acuerdo con estas fuentes, no hay referencias a que la consejería haya tenido algún tipo de implicación. De hecho, ningún representante del Ejecutivo acudió ayer a la inauguración de Badu Bada, en cuyo montaje también han intervenido el Instituto Etxepare y la Viceconsejería de Política Lingüística.

La concejal donostiarra de Cultura, Nerea Txapartegi, calificó de “irresponsable” la medida de Urgell, y exigió que el Gobierno abone los 150.000 euros del acuerdo. Achacó la polémica a una cuestión de protocolo sobre la organización de la rueda de prensa, un extremo que rechaza Cultura. La consejería recuerda que, de todos los museos vascos, sólo San Telmo tiene firmado un convenio especial, suscrito en su día por el exalcalde Odón Elorza. El resto de centros deben pelear por un pedazo de los 500.000 euros que el departamento concede mediante concurso público.