Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 330.000 personas recurren a los bancos de alimentos para comer

La demanda ha aumentado un 30% y en algunos lugares ya hay listas de espera

Banco de alimentos de Jaén.
Banco de alimentos de Jaén.

“Con lo que hemos recibido apenas hay para dar alimentos para un mes; no podemos llegar a todo el mundo”. El presidente del Banco de Alimentos de Jaén, Diego Valero, admitía esta semana su impotencia por no poder cubrir toda la demanda de familias que día a día se ven obligadas a comer de la solidaridad de centros como éste. El Banco de Alimentos de Jaén va a recibir más de 450.000 kilos de comida en la segunda fase del Plan de Ayuda Alimentaria que el Gobierno pone en marcha a través del Fondo de Garantía europeo. Una cantidad que, ocurre en otros puntos de la comunidad, es insuficiente para poder dar respuesta a todas las familias sin recursos.

 Más de 330.000 personas comen ya en Andalucía gracias a la ayuda que los bancos de alimentos canalizan a través de distintas entidades sociales. Se estima que la demanda se ha incrementado un 30% el último año y en algunos lugares, como es el caso de Jaén, hay incluso listas de espera. Con todo, esta fundación, reciente Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, no es la única que suministra alimentos a los que menos tienen. También lo hacen Cáritas, Cruz Roja y otras entidades.

“Nuestro temor es que no podamos dar abasto a toda la demanda”, comenta María, voluntaria del Banco de Alimentos de Granada, que en el último año repartió más de 4,3 millones de alimentos, la mitad de ellos de excedentes europeos, para más de 41.000 personas. Menos mal que la solidaridad crece en igual medida que lo hace la demanda.

En Sevilla, más de 42.200 personas se nutren de la fundación Banco de Alimentos, que repartió el último año casi cuatro millones y medio de kilos de comida entre 383 asociaciones y entidades que se dedican a atender a personas necesitadas. En torno a una cuarta parte proceden de las grandes superficies comerciales y son productos no comercializables al tener una fecha de caducidad de menos de cinco días. El resto proceden de Mercasevilla, de donaciones particulares y de los programas de excedentes agrarios.

Cádiz es la provincia con más personas atendidas, 65.000

En Málaga, son unas 55.000 personas las que reciben comida del Banco de Alimentos. Esta semana han recibido del Fondo de Garantía europeo casi medio millón de kilos, entre conservas de atún, arroz, aceite de oliva, galletas, leche UHT, pasta alimenticia, zumos, potitos, judías verdes, tomate frito, cereales, leche de continuación infantil, lentejas y fruta en conserva. “El mayor problema es que muchas empresas que nos donan alimentos han entrado también en crisis y deben ajustar sus gastos para poder subsistir, por eso les cuesta más trabajo mantener su colaboración”, explica Walter Herrera, trabajador social del Banco de Alimentos malagueño.

Con 65.000 personas, Cádiz es la provincia con más atendidas por el Banco de Alimentos. En toda la provincia hay 150 entidades que reparten más de 800 toneladas. Buena parte de esa cantidad se reparte por la comarca del Campo de Gibraltar. El Banco de Alimentos de Algeciras atiende a 63 entidades.

Gran parte de los recursos de esta fundación procede de las campañas de recogida de alimentos que se organizan entre la población. En Jaén, por ejemplo, los días 9 y 10 de noviembre se llevará a cabo la tradicional campaña de colectas en los centros comerciales y también a final de mes hay prevista una campaña escolar con la que confían recoger 250.000 kilos de comida. En Granada también está en marcha estos días la llamada operación kilo entre las principales empresas de la provincia. Y en Huelva, el Banco de Alimentos ha hecho un llamamiento a la sociedad porque necesita 600 voluntarios para la campaña de recogida de alimentos que se va a desarrollar entre los días 30 de noviembre y 1 de diciembre. Esta institución sin ánimo de lucro atiende en la provincia onubense las necesidades de unas 14.500 personas. En Córdoba, la cifra aumenta hasta los 25.300 a través de 210 entidades.

Otra provincia donde cuesta cubrir la demanda es Almería. En 2011 eran 45.000 las personas que acudían a los comedores sociales en Almería; este año, son unas 65.000. En la provincia almeriense cabe resaltar la solidaridad de las cooperativas hortofrutícolas, que donan frutas y verduras al Banco de Alimentos y otras entidades benéficas.