Las farmacias cierran desde el lunes hasta que el Consell pague

Bajarán la persiana, por turnos, dos de cada tres boticas en protesta por la deuda

Manifestación de farmacéuticos, la semana pasada en Valencia.
Manifestación de farmacéuticos, la semana pasada en Valencia.JORDI VICENT

A partir del lunes, dos de cada tres farmacias de la Comunidad Valenciana mantendrán cerrada la persiana de sus locales en protesta —por turnos— contra los impagos del Consell que ascienden a 568,11 millones de euros, una suma que corresponde a los medicamentos con receta de la sanidad pública adelantados a lo largo de cinco meses y medio por parte de los boticarios por los que aún no han cobrado. Según el Colegio de Farmacéuticos de Valencia, el retraso corresponde a la mitad del mes de abril y los meses de mayo, junio, julio, agosto y septiembre.

La protesta fue aprobada anoche por las asambleas extraordinarias que celebraron los colegios de profesionales de Valencia, Alicante y Castellón y cuenta con el apoyo de la Confederación Empresarial de Oficinas de Farmacias. El acuerdo ha tenido lugar cuando se diluyen las esperanzas que habían puesto los farmacéuticos valencianos en el Fondo de Liquidez Autonómico como la solución a sus problemas. Lo más probable es que únicamente cobren una mensualidad a cargo del primer adelanto de estos fondos: 118 millones correspondientes a la deuda pendiente de la segunda mitad de abril y la primera mitad de mayo

La medida anunciada ayer tiene lugar después de cierres de dos días o manifestaciones llevados a cabo por los farmacéuticos valencianos a lo largo del último año. Hasta el momento, la mayor parte de las protestas las ha desactivado la Generalitat con promesas de pago, la mayoría de las cuales no ha cumplido. En este caso, los farmacéuticos han elevado el grado de su reclamación con un cierre indefinido “en tanto se abone el importe total de la deuda o cuando una nueva asamblea decida suspender o cancelar la protesta”.

Los farmacéuticos describen la situación actual como “de auténtica emergencia” y señalan que con el cierre pretenden “evitar el colapso total de la prestación farmacéutica”. “La situación de extrema falta de liquidez que afrontan las farmacias de la Comunidad Valenciana” hace “imposible el normal abastecimiento de medicamentos para atender a la población”, según una nota distribuida por Confar y el Consell Valencià de Col·legis de Farmacèutics. “Incomprensiblemente, la Generalitat ha incluido en el primer tramo del Fondo de Liquidez Autonómico solo una factura de las cinco y media que adeuda a las oficinas de farmacia”, añade el escrito.

Las entidades impulsoras del cierre reprocharon ayer las declaraciones del vicepresidente de la Generalitat, José Ciscar, que calificaron de “totalmente inadmisibles”, por “minimizar la situación dramática de las oficinas de farmacia” y compararla con la que atraviesan “colectivos a los que se adeuda una cantidad infinitamente inferior y que no están obligados, como las farmacias, a seguir prestando un servicio”.

Otros Gobiernos autonómicos tienen problemas en el pago a las farmacias, pero ninguno tan graves como el valenciano. En Cataluña las farmacias han organizado un cierre recientemente por el retraso en el pago de las recetas de julio. El Consell debe a las valencianas desde la mitad de abril.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS