Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con ojos de exploradora

La artista Fiona Tan presenta en el Koldo Mitxelena una selección de sus obras. Indaga en la memoria, el viaje y el tiempo a través de vídeos y fotografías

Una de las videografías de la artista Fiona Tan en el Koldo Mitxelena de San Sebastián. Ampliar foto
Una de las videografías de la artista Fiona Tan en el Koldo Mitxelena de San Sebastián.

Fiona Tan (Pekanbaru, Sumatra, 1966) recorre la muestra Abiapuntua (Point of departure) como quien intenta ir desvelando pequeñas pistas para ir descubriendo las entrañas de su historia, sus viajes y el paso del tiempo en la búsqueda de su propia identidad. Fotos, dibujos, instalaciones y vídeos conforman un variado y amplio mosaico a través del cual la reconocida artista contemporánea con raíces asiáticas afincada en Ámsterdam (Holanda) invita a despertar la curiosidad del visitante. Tan se dio a conocer a través de una serie de obras en las que a partir de imágenes de archivo y filmoteca, cuestionaba al observador y lo observaba con un trasfondo sobre la historia colonial que tanto fascina a la artista desde la óptica del explorador. “Una muestra abierta a diferentes significados y con el mar como punto de partida”, la define el comisario Juan Antonio Álvarez Reyes, director del Centro de Andaluz de Arte Contemporáneo.

En una de las salas del Koldo Mitxelena de San Sebastián, donde se exhibe la muestra coproducida junto al Centro de Andaluz de Arte Contemporáneo y el Museo de Arte Contemporáneo de Siegen, en Alemania hasta el 26 de enero, la tercera este año, cuelgan de finos hilos del techo imágenes proyectadas en pantallas en las que aparecen personas de varios países asiáticos posando ante la cámara, una obra que realizó en 2000. Para la artista, que ha participado en exposiciones internacionales como Documenta 11 de Kassel y las Bienales de Sao paulo, Estambul, Sidney, Yokohama, y Venecia, es una de las obras más especiales. “Me gusta este encuentro entre mirar y que estén mirando. Al final quién mira a quién. La curiosidad es algo bueno”, plantea la artista.

Parte del recorrido de la exposición está dirigida a la búsqueda de su propia identidad. Nacida en Indonesia, Tan cuenta que procede de la típica familia de la diáspora china y bromea cuando dice que es tan dispersa que “se podría dar la vuelta al mundo tan solo visitando familiares”.

En total los vídeos de toda la exposición suman “siete horas”, advierte Tan que acto seguido deja caer que no es necesario verlos hasta el final para captar la esencia de su obra. Uno de ellos Seven, sin sonido, refleja la vida de siete personas en siete tramos distintos de la vida. En otra obra videográfica Que vivas en tiempos interesantes su familia es protagonista y la artista reflexiona sobre la influencia de los movimientos migratorios en la cultura.

El mar no deja de ser una constante en su obra. Se encuentra en la proyección Noticias del futuro cercano y en una serie de fotografías de Brighton, unas plataformas de hierro que hacen de punto de partida de la muestra que se ha valido de material rodado por ella misma en los últimos 12 años y de material de archivo recuperado.