Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fusilado José Celda volverá junto a su mujer 70 años después

Su hija, Pepa, lleva décadas esperando a la exhumación para enterrarlo con su madre

Se han encontrado restos de otras 11 personas, que serán identificadas por el ADN

Uno de los esqueletos hallados en la fosa con una botella y un papel con el nombre en el interior facilitada por el grupo Paleolab.
Uno de los esqueletos hallados en la fosa con una botella y un papel con el nombre en el interior facilitada por el grupo Paleolab.

Pepa, hija de José Celda y principal protagonista del acto, repetía a todo el que se le acercaba que estaba “muy contenta”. No era para menos: después de más de 70 años de lucha ha conseguido que se exhumen los restos de su padre. Así, en cuanto se confirme su identidad por medio del ADN, pueda ser enterrado, por fin, junto a su mujer. Eso es lo que ha desvelado este viernes Matías Alonso, coordinador del Grupo para la Recuperación de la Memoria, frente a la fosa común de fusilados de la Guerra Civil en el cementerio de Paterna.

“Aunque no hay pruebas definitivas, todo apunta a que se trata de José Celda”, ha explicado, “porque era un hombre de 1,80 metros de estatura, algo inusual para la época, y se han descubierto restos que se corresponden a ese tamaño”. Vicent, sobrino de la víctima, ha añadido que “tenía la botellita de limonada que dejó su otra hija, Carmen”. Junto a sus restos se han encontrado los correspondientes a otras 11 personas. “Se ha cavado hasta 2,60 metros. Es la fosa más profunda de España”, aclaró Alonso, “y había tres alturas de cuatro cuerpos cada una”.

Familiares de víctimas de la Guerra Civil que buscan sus restos en Paterna.
Familiares de víctimas de la Guerra Civil que buscan sus restos en Paterna.

Estos restos hallados se encontraban en cajas y con una botella donde se indicaba su nombre. Aun así, solo han podido recuperar dos de los papeles que mostraban el nombre y están en proceso de análisis. Según Alonso, uno de ellos pertenece a Ramón García Belda, un joven de 23 años. Este vecino de Massamagrell perdió, tal y como relataron, a una de sus hijas poco antes de ser fusilado y a su otro hijo al mes de ser enterrado. En menos de un año también falleció su esposa. Hasta ahora ningún familiar lo ha reclamado.

Alonso ha alabado emocionado el “coraje” de Pepa Celda y ha definido el acontecimiento como “un buen día para que los familiares alberguen esperanza”. “Cuando esto acabe”, ha continuado en referencia a los trabajos forenses y técnicos, “podrán cerrar este capítulo”.

La hija de José Celda se ha declarado “feliz y orgullosa” y ha recordado una carta de su padre en la que les animaba a ir “con la cabeza bien alta porque él no había hecho nada”.