Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas promete bajar impuestos si Cataluña logra un Estado propio

El líder de CiU redobla sus guiños a los empresarios escépticos con su plan

El presidente alerta de que un boicot contra los productos catalanes perjudicaría a toda España

Con unas encuestas que avalan la apuesta soberanista de Artur Mas entre el grueso del electorado catalán, Convergència i Unió (CiU) apura ahora los días que le quedan hasta el 25 de noviembre para convencer a los empresarios o, al menos, desactivar las voces más críticas de las élites económicas. El presidente catalán dejó ayer a un lado las dudas que genera una eventual secesión y tentó a los empresarios con todo tipo de ventajas si apuestan por la vía soberanista. Habló de una reducción de la burocracia, de derogar leyes españolas “obsoletas” y, como plato fuerte, de una bajada de impuestos.

De las tres grandes patronales catalanas, hay dos (Cecot y PIMEC) que apoyan claramente el programa soberanista de Mas. Son las patronales de la pequeña y mediana empresa, tradicionalmente muy próximas a CiU, ante las que ayer habló el líder de CiU como invitado. La tercera patronal, Fomento, representante de la gran empresa, es la que se resiste a apoyar el programa soberanista, si bien reclama diálogo entre Gobiernos y una mejora sustancial de la financiación catalana.

El miedo a la inestabilidad, al cierre de mercados y a eventuales boicots explican sus reticencias. Y a combatir todo ello se dedica estos días Artur Mas. Obviando que hace dos años también prometía no subir impuestos y los ha acabado subiendo, Mas insistió ayer en que una Cataluña fuera de España podría reducir la presión fiscal. Además, presentó al Gobierno central como un lastre para la actividad económica catalana. De ahí que insistiera en que con el Estado propio Cataluña “podría comenzar desde cero y crear una estructura jurídica mucho más ágil y moderna, sin tantas rémoras del pasado”. Preguntado por los empresarios, el presidente puntualizó que la bajada de impuestos no se prevé a corto plazo, sino cuando Cataluña se constituya en Estado independiente. “Cuando miro el Estado propio, veo un país con menos presión fiscal y más eficacia en la lucha contra el fraude”. Eso sí, dijo que en la actual situación no se “atreve” a bajar impuestos, si bien dio a entender que no se plantea reinstaurar el impuesto de sucesiones, como había insinuado su Gobierno en el pasado.

¿Y si hay boicot contra los productos catalanes como ocurrió con el cava? Mas abordó este peliagudo asunto sin que nadie le preguntara sobre ello. No negó que pueda haberlo, pero aseguró que, si ocurriera, perjudicaría también al conjunto de la economía española.

El presidente catalán también aprovechó para responder las declaraciones del expresidente José María Aznar, que afirmó que “España solo podría romperse si antes Cataluña sufriera su propia ruptura como sociedad”. En opinión de Mas, estas palabras dan a entender que Aznar “no entiende nada”. “Aún se imaginan una Cataluña dual, de gente con apellidos catalanes y nacida en Cataluña y gente con apellidos no catalanes y nacida fuera de Cataluña. Con esto demuestran que no entienden o no quieren entender nada. Aún no se han dado cuenta de que, en esta Cataluña de apellidos cruzados y de orígenes diferentes, la gente está haciendo piña [en torno al soberanismo]“, subrayó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >