Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maria Callas, la voz más patética y admirada

Vestidos, joyas, fotos, cartas de la diva componen la exposición de Valencia que recuerda a la más grande, según Ainhoa Arteta.

Un vestido de María Callas en la exposición del Centre del Carmen
Un vestido de María Callas en la exposición del Centre del Carmen

No era la voz más bella, ni la más potente, pero sí las más estimada. Eso sólo pasa con los mitos. María Callas fue "la voz más patética", la que supo sacar la mayor expresividad a las notas. "Ha sido, es y será única", concluyó este miércoles la cantante Ainhoa Arteta, en la presentación de la exposición Maria Callas. Una Donna, una Voce, un Mito, que se puede ver en el Centre del Carmen hasta el 15 de diciembre.

Joyas y vestidos de gala, cartas personales, su testamento, fotos, películas y objetos cotidianas llenan desde esta mañana la muestra monográfica que recala por primera vez en España tras haber recorrido las ciudades de Nueva York, Roma, Tokio, México y Atenas.

Pero lo que más llama la atención es, sin duda, la voz de la Callas. Surge de un espacio cegado en el que se proyectan películas, entrevistas y actuaciones de la cantante. 

"Es que era una voz increíble", comenta Arteta. Ella la conoció por primera vez cuando tenía seis años. "Mi familia vivía en Tolosa y era humilde, sin ninguna relación con la ópera. Pero mi padre me regaló un disco de la Callas cantando Carmen y se me encendió un piloto. No dejé de cantarla y bailarla. A raíz de aquello mi padre empezó a pensar que me podía dedicar a esto".  

La exposición recoge una selección de vestidos originales que la soprano, nacida en Nueva York en 1923 y formada en Grecia, lució en sus principales actuaciones y en actos públicos, como el traje de baile negro del diseñador italiano Biki cuya imagen ha sido utilizada como reclamo publicitario de unos premios musicales.

Otras prendas destacadas que pueden verse en esta exposición son el vestido verde informal de los años 70 que Callas usaba en el yate Cristina del magnate griego Aristóteles Onassis, o un camisón amarillo con bata negra diseño de Christian Dior, que firma numerosas joyas.

Un espectacular vestido de terciopelo rojo preside la sala principal de la muestra, que la diva utilizó para la presentación de la ópera Tosca en el Covent Garden de Londres, en 1964.

La muestra recoge también una selección de réplicas de las joyas que la soprano utilizó en sus actuaciones, así como vestidos originales de gala, de ceremonia y de noche.

Maria Callas "varió mucho de tallas" y la mayoría corresponde a vestidos "extremadamente estrechos de cintura", señaló a Efe la responsable de dirección artística de la exposición, Gaby Borro.

Entre las piezas expuestas, Borro ha destacado el espejo que se cree estaba en el yate "Cristina" de Onassis, y el disfraz de sirena realizado con hilo de plata que el magnate regaló a la diva para lucirlo en una fiesta.

También puede verse la última carta de amor que Callas envió a Onassis una semana antes de que el empresario contrajera matrimonio con Jacqueline Kennedy, una relación que llevó a la soprano a entrar en una "profunda depresión", relató Borro.

Fotos familiares, libretos, carteles de sus actuaciones en el Teatro d'alla Scala, telegramas, el testamento manuscrito y algunos objetos personales decorativos de su vivienda particular completan esta exposición.

Respecto a su faceta de actriz, de la que también hay objetos en la muestra como la corona original que utilizó en la película Medea de Pasolini, la soprano española destacó que Callas aportó a la escuela del bel canto la "verdadera actuación y el arte dramático".

La muestra se enmarca en el festival Art in Group, dirigido por Sara Pérez, y responde a la nueva fórmula público-privada de colaboración, "fundamental para el mundo de la cultura en un futuro", señaló la consejera de Cultura Dolores Johnson. El festival es un maremagnum de propuestas, sin un hilo conductor claro. Junto a la muestra de Callas, se exhiben otras con algunos trabajos de Norman Foster o Michael Nyman, entre otros. Hay ponencias de artistas como Antonio López o de Elena Asins, junto exhibición de muebles de Gandia Blasco. El Muvim y el Museo nacional de Cerámica son también sedes del festival que se anuncia como Cultural experiencies about arts y concluye el 22 de octubre. Solán de cabras es la principal marca patrocinadora.